09 de marzo de 2016
09.03.2016
OPINIÓN

Día de la mujer trabajadora

09.03.2016 | 10:17

M irando por las redes y la prensa los actos que se organizan por el Día de la Mujer Trabajadora, me encuentro con la desagradable sorpresa de que no hay ninguno. Y si lo hay, relacionado con la violencia de género. En este país no hay memoria, del porque se celebra el 8 de marzo.

En la compañía Lower, sus costureras un 8 de marzo de 1857 hicieron una marcha reclamando una jornada laboral de 10 horas. Creo que fueron unas 40.000 costureras industriales las que se declararon en huelga. Reclamaban igualdad salarial, disminución de la jornada y un tiempo para dar el pecho a sus hijos. Durante las mismas, unas 129 trabajadoras murieron quemadas en la fábrica de Cotton Textil Factory, en Washington. Los dueños les habían encerrado para que no se unieran a la huelga y les prendió fuego.

En 1867, se formó el primer sindicato femenino, por no hablar de la implicación de estas mujeres en la Primera Guerra Mundial.

En 1910, durante la segunda conferencia internacional de mujeres trabajadoras, aprobaron declarar 8 de Marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Y podríamos seguir así nombrando mujeres y reivindicando nuestros derechos laborales.

Pero, por lo visto, ya no tenemos nada que reclamar, ni reivindicar. Yo si tengo algo que reivindicar: quiero una seguridad laboral donde mi edad no haga peligrar mi permanencia; quiero jubilarme a los 55 años, porque simplemente estoy agotada de horarios precarios y quiero vivir la vida mientras tenga salud; quiero tener una jubilación justa para seguir siendo una mujer independiente.

A las mujeres jóvenes todavía les queda mejorar la igualdad salarial, la conciliación familiar que las guarderías que sean gratis, que las mujeres autónomas tengan los mismos derechos sindicales y laborales que las que somos contratadas.

Las mujeres somos más que la lacra que nos une: la violencia de género. Desgraciadamente ya existe un día para recordarlo (25 de noviembre), aunque todos los meses se hable de ello.

El 8 de Marzo, día que como mujer trabajadora y luchadora en el tiempo que me ha tocado vivir, quiero recordar a todas las que tuvieron que morir y a las que tuvieron que romper más de una barrera para que nosotras podamos seguir conquistando el mercado laboral.

Todo empezó un 8 marzo de 1857. A todas esas valientes mujeres, mi recuerdo y mi homenaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine