07 de junio de 2016
07.06.2016

El Col.lectiu de Dones 8 de Març aborda en el Port la intersexualidad

07.06.2016 | 19:36

El Col.lectiu de Dones 8 de Març abordará de nuevo en el Port de Sagunt la intersexualidad. En esta ocasión, ha preparado un acto para el próximo jueves 9 de junio,donde presentará el libro «Cultura, salud, cine y televisión. Recursos audiovisuales en las Ciencias de la Salud y Sociales» y contará con la presencia de las autoras Nuria Gregori Flor e Inma Hurtado, así como de la coordinadora del libro, Serena Brigidi.

Será a las 19 horas en el Centro Cívico, sala multiusos. «Esperamos contaminarnos de su pasión por el cine como instrumento de mejora de la salud y de cambio social», aseguraban desde la entidad.

Respecto a la obra, desde el Col.lectiu explican que Nuria Gregori se plantea respecto a la intersexualidad si aquello que consideramos "normal" no fuera más que normativo. «En él observa esta enfermera y antropóloga observa la dicotómica construcción de los géneros, la conexión entre genitales y género y la asociación entre relación heterosexual y coito. Se interroga acerca de las concepciones sobre la intersexualidad en un paradigma que cuestiona las "cirugías de normalización" en torno a cuerpos "equivocados"», explican.

Para Nuria Gregori el fin del discurso único sobre la diferenciación sexual atípica es un hecho. "La "intersexualidad" ha roto el silencio y ha salido de las historias clínicas médicas para ocupar cada vez más espacio en lo social y lo mediático, en los debates académicos y/o activistas, en Internet y en el celuloide". En ese cambio de paradigma, el cine habría sido el instrumento por excelencia para legitimar esos cuerpos y esas vidas: las imágenes que devoramos a través de la pantalla actuarían como catalizador como "una forma de decir social, una forma de imponer normas en relación a lo posible y lo imposible", generando entre quienes visualizan las producciones cinematográficas "un estado de hipnosis que trasciende contextos y épocas y permite pensar lo que todavía no existe".

El cine, ya sea documental o largometraje de ficción, con sus diferentes miradas e intenciones ofrece, a decir de la autora, la posibilidad de reaprender nuevos significados sobre la intersexualidad. Para exponer la evolución de las diversas concepciones que la sociedad y la clase médica han mantenido sobre el particular, Nuria nos invita a viajar a través de imágenes que muestran unos cuerpos y unas vidas que tienen en común la marca del estigma, asegurándonos que lo sorprendente y enriquecedor del viaje será la manera de responder. Un recorrido de 40 años de cine, desde "Mi querida señorita" (1971), hasta "El último verano de la boyita" (Solomonoff, 2009).

Éste es uno de los trabajos que forman parte del libro «Cultura, salud, cine y televisión. Recursos audiovisuales en Ciencias de la Salud y Sociales, de autoría diversa», coordinado por Serena Brigidi ( Universitat Ramon i Virgili, Tarragona, 2016).

El hilo conductor de todos los ensayos compilados es el nexo de unión entre cultura mediática y salud. Cada ensayo recorre las aristas de la "normalidad" y la "normatividad" y construye un mundo más habitable para quienes son situados en los márgenes: en lo monstruoso, en la locura, en las amputaciones voluntarias, etc.

Así por ejemplo, Inma Hurtado revisa unas de las manifestaciones occidentales de malestar más singular de los últimos tiempos: el deseo de amputación de alguna extremidad. Al igual que en otros casos de difícil encaje en los cánones de la normalidad, la vergüenza y aislamiento individual contrastan con la amplificación social inherente al medio audiovisual. Los distintos productos audiovisuales que se han acercado a este tema nos van a servir de guía, para reconstruir el caso; y de termómetro, para saber cómo se acogen socialmente las demandas de lo no normativo, especialmente en estos casos, en los que más allá del elemento exótico y singular, nos lleva a reflexionar sobre el tipo de subjetividades que están emergiendo en la sociedad occidental y cuál es el papel de la biomedicina en la (trans)formación de estos cuerpos supuestamente incorrectos.

Para el caso de la locura, Martín Correa-Urquiza permite "volver a vincular la locura con lo biográfico, con las historias de y sobre personas, vividas por y entre personas. Nos propone un descanso de las categorizaciones diagnósticas, de toda semántica clínica, para abrirnos a la posibilidad de entender la locura en su dimensión humana".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine