27 de julio de 2016
27.07.2016

Un punto bronco con amenazas de desalojo del alcalde

26.07.2016 | 23:41

Sagunt se compromete a defender los Bous al carrer y a reconocer estos festejos como «tradición arraigada» dentro de las fiestas.

Esta moción que presentó el Partido Popular en nombre de la Federaciones de peñas y distintos colectivos taurinos fue aprobada ayer por todos los grupos políticos a excepción de Esquerra Unida y ADN Morvedre.

Sin embargo, para que la propuesta saliera adelante fue necesario consensuar distintas enmiendas de sustitución de texto, tanto de la parte expositiva de la propuesta como de los acuerdos, entre ellas la petición de declaración de Sagunt como Ciudad Taurina que retiró por el reconocimiento de los festejos como tradición, además del compromiso a promocionar la fiesta estableciendo todas las garantías para evitar cualquier tipo de maltrato. También se eliminaron las valoraciones que realizaban las peñas de las acciones llevadas a cabo por el gobierno local, que a su juicio, podían hacer peligrar estos festejos.

Las aportaciones de cada uno de los grupos (Compromís, PSPV, IP, PP y C's) a esta moción llevaron a un consenso en este asunto que permitió sacar adelante la propuesta.

Esquerra Unida justificó su vota en contra en que la «moción no tiene sentido, ya que la fiesta de Bous al carrer no está en peligro ni tampoco se ha retirado la subvención para estos festejos».

Una explicación bien distinta dio la concejala de Fiestas, María Giménez, con un argumentario lleno de cifras para concluir que la tauromaquia se sustenta gracias a las aportaciones de las administraciones, aspecto que la edila no comparte. Dijo que se trata de «un negocio violento y ruinoso, con un impacto económico del 0.015 por mil del Producto Interior Bruto (PIB) desmontando así las cifras de impacto económico que exponían en la moción las peñas. Gimenez añadió que se trata de «un negocio violento y ruinoso», «que no genera empleo estable». A todo esto sumó en su intervención «el maltrato que sufre el toro desde que nace», según la asociación Avatma, dijo, y también dejó claro la necesidad de protección de la infancia ante los espectáculos taurinos que no recomiendan muchas de las organizaciones en defensa de los derechos de los niños.

La edila de ADN, afirmó que su postura, al igual de la de muchos otros que piensan como ella, ha sido objeto de acoso en redes sociales y en la prensa.

Las palabras de Giménez provocaron la reacción del portavoz de IP, Manuel González, que tachó de «incongruente» su discurso: «no se puede decir lo que ha dicho y ser la concejala de Fiestas, de todas las fiestas incluido los toros; la cara no se le debería poner morada, sino roja». González defendió los toros amparándose en que la ley los permite.

El portavoz del PP, Sergio Muniesa hizo gala de haber llegado a un consenso aunque pidió al gobierno que reflexionara sobre sus acciones al respecto de los toros que «han hecho sospechar para los taurinos que los Bous al carrer peligran».

La portavoz del gobierno, Teresa Garcia defendía las iniciativas del gobierno en pro de la defensa de los animales , a la vez que reconocía la fiesta del Bous al carrer como una tradición que ha de evolucionar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine