03 de agosto de 2016
03.08.2016
Búsqueda con final feliz

Concha renace en Quartell

La anciana de 83 años fue hallada casi 22 horas después de su desaparición en un alejado lugar al que debió caer

04.08.2016 | 04:35
Así fue el rescate de la anciana.
Concha renace en Quartell

Concha Bauxauli renació ayer en Quartell, tras dormir al raso a sus 83 años y llevar casi 22 horas desaparecida. En una batida que había movilizado a un centenar de vecinos y a efectivos de la Guardia Civil, una sobrina suya la encontró en un escondido y apartado lugar donde raramente habría logrado ayuda.

Estaba desorientada, rodeada de escombros y en un lugar de difícil acceso al que, según las fuerzas de seguridad, debió caer desde varios metros de altura. Sin embargo, Concha Baixauli «renació» ayer en Quartell cuando fue localizada a los pies del Molí de Vent, justo en un riscal situado entre una balsa de riego y la ladera del monte.

Una de sus sobrinas fue precisamente quien la encontró en esta finca de naranjos situada a unos 8 kilómetros de distancia del Centro residencial de Quartell donde había ingresado la mujer el día anterior y donde se perdió su pista poco después, sobre las 13 horas.

Ayer, tras pasar la noche al raso y llevar casi 22 horas desaparecida, esta enferma de Alzhéimer vecina de Valencia capital pudo reencontrarse con su familia. «He visto la puerta de la balsa abierta y he subido. Gritaba su nombre pero no me respondía y me he asomado a este cortante por fortuna. Entonces la he visto ahí y he gritado de inmediato. Ha sido un milagro que nos acercásemos hasta aquí», apuntaba la sobrina que la encontró sobre las 10,30 horas.

Desde primera hora de la mañana, un centenar de vecinos acudió para colaborar con la Guardia Civil en la búsqueda de la mujer, incluido uno que llevó a un perro, «Coco», que se sumó al de los agentes. Después de que el primer día se «peinaran» los alrededores de la residencia, ayer los esfuerzos se centraron en zonas más alejadas: La Font de Quart y La Ponderosa.

Tras los primeros veinte minutos de búsqueda, por esta última zona, la sobrina de la mujer desaparecida gritaba de alegría al encontrarla. «Descubrirla allí ha sido una suerte», decía reconociendo lo apartado del lugar.

Tras la señal llegaron las primeras atenciones y aunque se movilizó a un helicóptero para sacarla, finalmente se la pudo evacuar con una camilla. «Ha sido la mayor de las suertes encontrarla y que esté bien. Ahora mismo está en observación, le están haciendo placas pero todo parece estar bien» añadía el hijo de Concha además de dar «mil gracias de todo corazón» a todos los que han colaborado para dar con ella.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine