08 de agosto de 2016
08.08.2016
Judo

Laura se deja hasta la nariz

La judoca de l´Eliana cae en octavos de final ante la rumana Chitu, número uno del mundo, tras quebrarse la nariz en dieciseisavos - Su marido, Sugoi Uriarte, pierde en primera ronda

08.08.2016 | 04:15
Laura se deja hasta la nariz

La ilusión del primer matrimonio español que competía en unos Juegos empezó y acabó en apenas una hora y media. Esto fue lo que tardaron Laura Gómez y Sugoi Uriarte en caer eliminados de estos juegos olímpicos que serán los últimos para ellos, pero de los que se van con la satisfacción de haber competido con los mejores del mundo y, además, con la experiencia de haberlo hecho juntos, algo que nunca olvidarán.

Como suele ser habitual en ellos casi en cada torneo al que auden, competían a la misma hora. A unos metros de distancia. Sugoi se despidió por la vía rápida. Su combate contra el azerbaiano, Nijat Shikhalizada, todo un portento físico, acabó con 1 a 0, es decir, por un toque lateral con la espalda en el suelo, o yuko.

Poco antes Laura Gómez se exprimía al máximo ante la turcomana Gulbadam Babamuratova con un ippon. Y eso que antes la valenciana, debutante a sus 32 años, necesitó atención médica por un corte en la cara y, tras esta breve pausa, reapareció con un llamativo vendaje.

Después, derrotó a Babamuratova para entregar al judo español su primer triunfo en la ciudad brasileña.
Lo más difícil parecía hecho. Había superado os nervios iniciales y hasta se había rehecho de un percance médico, pero en octavos tenía otro hueso, la rumana Andreea Chitu. Ni los ánimos de su marido, y del resto de integrantes del Valencia Club Judo, pudieron evitar que la judoca, de la categoría de menos de 52 kilogramos, cayera tras firmar un definitivo ippon a falta de 1:51 para la conclusión.

La deportista valenciana claudicó ante el poderío de su segunda oponente en Río de Janeiro. La habilidad de Chitu, número uno del mundo, plata en los Mundiales de Astana 2015 y Chelyabinsk 2014 y bronce en la cita mundialista de París en 2011, resultó inabarcable para Laura Gómez, que cuenta con un bronce en el Europeo de Budapest 2013 como el mayor mérito de su palmarés.

Ahora mismo, la actuación española, a falta del estreno el día 10 de María Bernabéu, se reduce al triunfo logrado en primera ronda por Gómez, quien abandonó el tatami entre lágrimas y con un gran corte en la nariz.

Cabe recordar también que el sábado, el madrileño Fran Garrigós y la cordobesa Julia Figueroa, también del Valencia Club Judo, se vieron apeados en su primer compromiso.

Laura: «No son lágrimas de dolor, sino de rabia»
La tristeza era inevitable ayer tras perder todas las opciones en Río después de tanto tiempo luchando para estar ahí. Tras la derrota, Laura rompía a llorar, aunque explicaba que «no son lágrimas de dolor, sino de rabia por los errores cometidos». Por su parte, su marido, Sugoi, confesaba que no terminó como quería, pero si estaba satisfecho por «darlo todo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook