11 de agosto de 2016
11.08.2016

La valenciana Silvia Navarro lidera la senda hacia la medalla

La guardameta completa una gran actuación que permite el triunfo de las «Guerreras» y abre las puertas de los cuartos de final de los Juegos

11.08.2016 | 04:15

La selección española femenina de balonmano dio ayer un paso decisivo hacia los cuartos de final del torneo olímpico, tras imponerse por 24-29 a Brasil, gracias a una sobresaliente actuación de la guardameta Silvia Navarro. La portera valenciana, que llegó a rozar por momentos el 60 por ciento de paradas en el primer tiempo, se convirtió en un muro infranqueable para las brasileñas.

Un muro sobre el que se sustentó toda la estructura de un equipo español, que volvió a demostrar su condición de aspirante a todo, tras desarbolar durante muchos minutos a una selección brasileña que se había mostrado hasta ahora imponente en el torneo.

Las de Jorge Dueñas anularon una a una todas las virtudes que habían permitido a Brasil no sólo ganar todos sus partidos, sino en algunos casos como en el de Rumanía, un equipo que concluyó tercero en el pasado Mundial, apabullar a sus rivales.

Pero España no estaba dispuesta a dejarse arrollar por la anfitrionas y menos la guardameta Silvia Navarro, que se volvió a mostrar como esa eléctrica portera capaz de llegar a parar cualquier balón por imposible que parezca.

Una soberbia actuación que no tardó en contagiarse al resto de las jugadoras españolas que poco a poco fueron maniatando a sus rivales, hasta dejar sin ideas a un equipo brasileño que no salía de su incredulidad.

Pero si excelente fue el rendimiento defensivo del equipo español en la primera parte, no lo fue menos la actuación en ataque, donde las de Jorge Dueñas tuvieron la paciencia necesaria para hacer llegar siempre el balón a la jugadora mejor situada para marcar gol. Un completísimo encuentro que permitió a España llevar siempre la iniciativa en un marcador, que a los 22 minutos señalaba un contundente 8-14 para las «guerreras», el mejor reflejó de la superioridad del conjunto español.

Pero ni tan notable renta suponía una garantía de victoria para la selección española, y mucho menos ante Brasil, que hizo valer, en todos los aspectos, su condición de anfitrión en una segunda mitad que España comenzó con una ventaja (12-15) de tres tantos.
Treinta minutos que sirvieron para comprobar la fortaleza mental de un equipo español que pese a verse lastrado por las constantes exclusiones, supo mantener la calma y conservar su distancia en el marcador gracias a los goles de una efectiva Nerea Pena, que cerró el choque con 8 tantos.

España supo solventar la dramática situación gracias al talento y la valentía de Macarena Aguilar, que con sus penetraciones no sólo anotó dos goles, sino que además forzó dos exclusiones que sellaron definitivamente (24-29) la victoria del equipo español.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook