La caverna de Saramago

 05:30  

Enrique Herreras

Desde las lógicas del mercado, del consumo y del pragmatismo, se han ido generando en los últimos años nuevas formas de vida social. Descubrir éstas era el eje de «La caverna», una de las novelas que me han venido primero a la memoria del recién desaparecido José Saramago. Una novela que, como las otras de este autor, no es una simple experiencia de una noche y basta, como diría Valle-Inclán. Eso es, precisamente, el gran arte, no es material de usar y tirar. Por ahí debieran ir también los tiros (ficticios) de lo que representa la relación entre arte y compromiso, palabra esta última que no tiene nada que ver con lo que se ha creído en otros tiempos, en cuanto a seguir simplemente unos dogmas ideológicos. Saramago, sin perder identidad ideológica, plantea en sus obras preguntas que son propias de una sociedad democrática, de una cultura democrática.
De «La caverna» recuerdo, sobre todo, ese difuso Centro donde las cosas sólo eran importantes en tanto poseían un valor de uso y valor de cambio. Situación en la que están entrando hasta las universidades con tanta excelencia técnica y tan pocas humanidades (metas).
En realidad, la recuperación del mito de la caverna (Platón), la de aquellos ciudadanos que sólo ven sombras de la realidad, esto es, una realidad virtual, es el rescate de un pensamiento político cada vez más marginado, en el mundo artístico, y en el otro. Este abandono explica que las disputas políticas tiendan a encerrarse en una simple mezcla de descalificaciones al adversario y extrañas promesas al electorado de poseer la fórmula mágica de los problemas. Situación que choca con el concepto mismo de democracia, que no supone el mero hecho de votar periódicamente, sino de vivir en una sociedad donde la ciudadanía comparte unos niveles razonables de un pensamiento político que va más allá de un conocimiento superficial y virtual de nuestra realidad política y social.
Una obviedad que nos retrotrae las novelas del autor portugués, novelas que son mitos democráticos, tan necesarios en sociedades donde abundan los otros, los no democráticos, el pragmatismo, el consumismo... Mitos, narraciones, que colaboran al crecimiento de la conciencia personal y social. Mitos que se adentran en el imaginario, pero que van más allá de una respuesta emocional inmediata. El mito democrático explora las contradicciones de la vida personal y social y se pregunta, de manera explícita o metafórica, por su corrección. El premio Nobel nos quiso mantener alerta ante este regreso a la caverna, ahora con un diseño y confort ni soñado por Platón. A veces ya no se ignora la cultura democrática, sino que se la desprecia. Éste es uno de los importantes mensajes que nos ha dejado la bella prosa de Saramago.

  HEMEROTECA

  Viñetas de Raúl Salazar

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »

  El humor gráfico de Ortifus

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »
Levante-emv.com y Levante-EMV son un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya