PORTADA

La otra senyera

 05:30  

Matías Alonso

La Senyera que la Autoridad pasea por las calles del Cap i Casal no está sola; tiene una hermana gemela que un mismo artesano, con la misma tela, el mismo hilo de oro y bajo el mismo encargo confeccionó en los años 20; dos hermanas nacidas al mismo tiempo pero con trayectorias distintas.
Una fue adoptada por el Ayuntamiento; es la más conocida, la que cada 9 de Octubre recibe directamente el afecto y homenaje popular en su paseo por las calles de Valencia, visitada y admirada todo el año en un sitio preferencial del museo municipal.
Su gemela derivó hacia otros destinos no menos honorables, acompañando nada menos que a Blasco Ibáñez los últimos años de su vida, incluso cuando regresó a la Valencia republicana que él tanto soñaba. Aquel gran acontecimiento será siempre recordado por encima de gobernantes y regímenes, Papas y Copaméricas: la otra Senyera, para algunos la hermana pobre, cubrió el féretro del más insigne embajador de la tierra valenciana; Blasco Ibáñez volvió a su tierra con ella, recibiendo ambos honores de Estado por partida doble en dos repúblicas: la Francesa y la Española; porque Blasco era republicano y masón, algo que hoy, en el modesto texto municipal de su modesta tumba junto a los urinarios del Cementerio Civil no aparece.
La Senyera «gemela» sólo recibió ese honor; desde entonces anda de mano en mano, como la falsa moneda, degradándose sin que nadie la ponga en un sitio digno de lo que representa. Su sitio no es un rincón municipal donde no haga sombra a su hermana «la oficial»; más bien debe hacer compañía al cenotafio (que no sarcófago) que Benlliure esculpió para su amigo Blasco y que debía ser la pieza central de un gran mausoleo, pagado peseta a peseta por el Pueblo valenciano y que sin embargo sus autoridades le siguen escamoteando; el Ayuntamiento tiene una gran deuda con su Pueblo; se la cobró por adelantado pero no ha cumplido. Los cimientos del mausoleo siguen existiendo bajo el actual crematorio puesto que lo poco que se construyó fue destruido tras la guerra.
Hasta entonces, hay un acuerdo por el cual sus actuales depositarios cederán «la otra Senyera» a la institución que se comprometa a darle un trato digno, y hasta la fecha el Ayuntamiento no figura entre los posibles destinatarios. El miserable precio de 3500 € en que la tasan deja entrever el poco amor municipal por lo que representa; en Internet pagan más por banderas mucho menos emblemáticas.
Esa bandera tiene su propio destino que es junto a los restos que un día envolvió, en un gran mausoleo que se nos debe, y no haciendo competencia a su hermana; si fuera así, como en aquella película de los inmortales, al final, sólo puede quedar una. Alguien muy realista dice que ese gran Mausoleo nunca será construido; conociendo el percal de quien nos manda, puede que tenga razón; ya lo dijo el ahora llorado Labordeta: «pero habrá que forzarlo, para que pueda ser».

  HEMEROTECA

  Viñetas de Raúl Salazar

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »

  El humor gráfico de Ortifus

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »
Levante-emv.com y Levante-EMV son un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya