ÚLTIMA HORA

Tristeza graduada

Matías Vallés

 05:30  

El énfasis en la moderación se extingue en la feroz obsesión por ser feliz, que debe ser absoluta. Educados en el justo medio que sofoque veleidades revolucionarias, se nos impone a continuación una persecución de la felicidad que figura incluso en la declaración de independencia de Estados Unidos. Esta búsqueda ha superado al dinero como objetivo radical, con la dificultad adicional de que la contabilidad emocional es mucho más difícil de ajustar que la numérica. Por tanto, nunca se consigue un nivel satisfactorio de bienestar, y la persona que se proclamara completamente dichosa resultaría ofensiva para su interlocutor. La tristeza ni siquiera se menciona en la ecuación, resulta tan inconveniente como haber nacido un 11 de septiembre y ver arruinados todos los cumpleaños.
Por acudir a los profesionales del ramo del goce, ningún escritor de libros de autoayuda reconoce que se encontraba deprimido, cuando redactaba los preceptos que debían orientar la felicidad de sus lectores. Sin embargo, y fiados únicamente a la estadística, un porcentaje notable de introducciones al bienestar se han compuesto con lágrimas en los ojos. Paradójicamente, la autoayuda solo sirve para los demás. Tampoco la psicología —o ciencia que amontona todo lo que no sabemos del alma— nos garantiza jornadas venturosas, arrulladas por el canto de los pájaros y demás ejemplares de la avifauna. Ante la utópica erradicación de la tristeza en este mundo que la utiliza de materia prima, por qué no graduarla y aceptarla con elegancia, en lugar de gastarse una fortuna en beatíficos crecepelos.
Ecológicamente, un planeta con siete mil millones de personas jubilosas se hace inviable, amén de ruidoso. La supervivencia conlleva una tristeza manejable, respetuosa con los dolientes no mediáticos —quienes explotan su pena, la merecen—, pero blindada contra la desesperación por el antídoto de la ironía. En un universo donde ni el infierno es perfecto, los ímprobos esfuerzos por alcanzar el bienestar nos privan de disfrutarlo. Una tristeza bien graduada es lo más próximo a la felicidad que podemos conquistar.

  HEMEROTECA

  Viñetas de Raúl Salazar

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »

  El humor gráfico de Ortifus

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad