FÚTBOL

Las buenas noticias

R. Ventura-Melià

 05:30  

Todos hemos oído que una mala noticia vende más que una buena, lo que no significa que las buenas informaciones no puedan venderse bien. Llaman la atención menos, en todo caso, pero en los tiempos que corren son de agradecer. La audiencia mira telediarios, lee la prensa, oye radio esperando que una buena noticia le alegre el ánimo, que le descubra algo que le motive para seguir adelante y refuerce su moral, con unas vitaminas, que se agradecen.
Los periodistas no somos sádicos ni perseguimos hundir la moral de los lectores entresacando lo que la realidad ofrece cada día de más crudo o cruel para crear un estado de tensión o disparar los nervios al personal. De hecho, muchos pensamos que hay noticias del día, a veces con carga humana, excelentes, que leemos con gusto y que nos sirven para recargar las pilas. Ya es mucho. Y las podemos resaltar, valorar y contarlas bien, de forma atrayente. Un reportaje, una entrevista, pueden enganchar y apasionar igual que una catástrofe natural, una plaga, un accidente, pero éstos a veces afectan a mayor número de personas, producen más víctimas y tienen un mayor impacto, parte del cual viene reforzado por las imágenes, esas que duele mirar, y torcemos el gesto o pasamos página tal vez, porque somos más sensibles, no nos detenemos en el morbo que provocan en cualquiera, y si queremos saber más es cuántos se han salvado, como en el crucero, porque nos alegramos de todos los que han podido volver con sus familias, sanos y salvos. Es la parte mejor de este tipo de infortunios, ver que hay solidaridad, que la gente echa una mano y que a pesar de lo difícil de la situación puede haber una escapatoria.
De las epidemias y del hambre, consuela saber cuántos médicos, enfermeros, voluntarios, acuden a las regiones más remotas, en situaciones más que difíciles, arriesgando su vida a veces, para ayudar y paliar las hambrunas y devolver la salud a tantos niños desnutridos o enfermos, como actualmente entre Etiopía y Somalia. Nunca será suficiente la ayuda que reciban, y en estos momentos más, por tantos recortes económicos en que disminuye este apartado de los presupuestos.
Hemos de valorar todos el coraje que la gente muestra cada día, a pesar de la que cae, yendo a su trabajo, llevando sus niños a la escuela, dando sus clases, yendo a los hospitales, atendiendo a los enfermos. Son muchos los que hacen su trabajo bien y nos beneficia a todos. Y por eso funcionan tantas cosas, incluso con los recortes, a pesar de la desmoralización que cunde y que parecen querer infundirnos creando una atmósfera de terror colectivo, de espanto, para que nos paralice y nos tengamos que someter a la corriente dominante, movida por oscuros intereses y la vieja avaricia. La buena noticia es el celemín del Evangelio en el fondo del saco. Haberlas, haylas.

  HEMEROTECA

  El humor gráfico de Ortifus

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »
Levante-emv.com y Levante-EMV son un producto de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca | El Diari  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya