EN DIRECTO:

Gobierno kamikaze

 01:12  

Ánxel Vence

Declaran las encuestas que el partido del Gobierno ha perdido ocho puntos porcentuales de apoyo en apenas unos meses. Qué extraño. Lo lógico sería que agrandara su número de votantes después de subir los impuestos, quitar una paga extra a los funcionarios o poner peaje en las farmacias a los pensionistas, por citar solo algunas de sus más populares medidas. Como aquí somos muy raros, la gente afectada parece habérselo tomado a mal. Ni siquiera el Gobierno está muy de acuerdo con lo que hace, según se han encargado de aclarar el presidente Rajoy y varios de sus ministros. Se diría que la crisis es como la peste o el pedrisco: una catástrofe a la que solo se puede hacer frente por medio de heroicos sacrificios equitativamente compartidos por el pueblo y el Gobierno. Cierto es que el peso de las privaciones cae sobre los hombros €y los bolsillos€ de la ciudadanía; pero también los gobernantes cargan con su propia cruz al tomar las disposiciones que está adoptando. Los políticos, como los ricos, también lloran.
Mucho antes de que lo dijesen las encuestas, es seguro que los gerifaltes al mando del país sabían hasta qué punto iban a perjudicar sus expectativas de voto las medidas un tanto sádicas que no paran de publicar en el BOE. Cada recorte de derechos o de salarios supone a la vez un tajo a su potencial número de votantes: circunstancia que, sin embargo, no parece disuadir al Gobierno de seguir aplicándoles la disciplina inglesa y el látigo de siete colas. Realmente, hay que estar muy convencido de que no queda otra opción, salvo que Rajoy se inspire en las tradiciones japonesas del harakiri. El ajuste de cuentas que está propinando a la ciudadanía evoca el heroísmo de aquellos pilotos kamikazes que no dudaban en inmolarse lanzando su avión contra los barcos de la flota americana en los estertores de la Segunda Guerra Mundial.
Todo el mundo pierde en esa batalla: ya sea calidad de vida en el caso de los ciudadanos, ya votos a chorro en el del Gobierno. Descartado que sean masoquistas, es de suponer que las esperanzas de los que mandan €como antes las de los kamikazes estén cifradas en ganar la guerra y el voto a medio plazo. Así lo dice, al menos, el manual de combate a la crisis que el FMI, la UE y el BCE han impuesto al Gobierno autónomo de España. Las penitencias serían el tributo necesario para que el país pueda salvarse de la quiebra.
Lástima que las experiencias de otros gobiernos kamikazes como los que se inmolaron en Grecia y Portugal no inviten al optimismo. Pero no hay otra: o eso dice al menos el FMI.

  Viñetas de Raúl Salazar

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »

  El humor gráfico de Ortifus

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya