EN DIRECTO

Gente que no moría

 01:28  

Anxel Vence

Un circunspecto estudio publicado estos días por el British Medical Journal establece que un buen apretón de manos ayuda a llegar a viejo. De hecho, la tasa de mortalidad entre los que estrechan la mano blandamente es un 67 por ciento mayor que la de aquellos otros que la chocan con energía. La idea puede parecer algo tonta, pero no más que las conclusiones de buena parte de los estudios e informes en los que cada año ocupan sus ocios las gentes de ciencia. La investigación del antes mentado British Medical, por ejemplo, llega también a la extraordinaria conclusión de que «las personas mayores con mejor capacidad física viven más». Tal vez no hubiera sido necesario gastarse los cuartos en averiguar que la gente enferma tiende a morirse antes que la sana, pero nunca está de más comprobarlo científicamente. Las ciencias avanzan que es una barbaridad. Otros dos estudios firmados en este caso por investigadores norteamericanos nos iluminaban no hace mucho sobre los problemas de la reproducción. El primero de ellos demostraba estadísticamente que «la práctica frecuente del sexo aumenta las posibilidades de embarazo», pero el segundo era aún más pasmoso. Apoyándose igualmente en la estadística, los expertos dedujeron que el número de embarazos entre las adolescentes baja de modo significativo a partir de los 25 años. Habrá que saber donde sitúan la frontera de la adolescencia, pero nadie ignora que los sabios, en su natural despiste, suelen pasar por alto esos nimios detalles. El repertorio de investigaciones a menudo extravagantes abarca casi cualquier aspecto de la vida. Gracias a una de ellas, el público indocto en estas cuestiones de ciencia pudo saber que «el uso de la ropa ayuda a mantener el calor del cuerpo durante el invierno». Igualmente preocupada por el bienestar general, la empresa farmacéutica Pzifer descubrió que la salud de las personas sufre un mayor deterioro durante los últimos ocho años de su vida. Y no digamos ya un minuto antes de morir. La Universidad de Pennsylvania invirtió un considerable presupuesto para averiguar si el dinero da o no la felicidad y el caso es que llegaron a la conclusión de que el dinero sí nos hace más felices, contra lo que sostiene el dicho popular. El estudio sobre el amor correspondió, por lógica, a los franceses. Su conclusión fue que los hombres altos atraen más a las mujeres que los bajitos: un dato ya sospechado por muchos, aunque bien está que la ciencia lo confirme. No es de extrañar que un grupo de investigadores estadounidenses estableciera el hecho de que la muerte es la principal causa de mortalidad, al menos en Estados Unidos. Está muriendo gente que nunca había muerto.

  Viñetas de Raúl Salazar

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »

  El humor gráfico de Ortifus

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya