ÚLTIMA HORA

Cultura y dinero

 01:09  

Jorge Dezcállar

La cultura siempre ha necesitado dinero. Antes había mecenas como los papas renacentistas o algunos monarcas que protegían a sus artistas preferidos. León X financió a Rafael mientras Julio II lo hacía con Miguel Ángel. No era incompatible ser un oscurantista en ciencia con tener una aguda sensibilidad artística. Se podía condenar a Giordano Bruno y al mismo tiempo encargar a Bernini el diseño de la plaza Navona. Nuestros monarcas han sido grandes coleccionistas de arte y gracias a eso tenemos el Museo del Prado. Carlos IV, que carecía de visión política para comprender la fuerza transformadora que había nacido en Francia, la tenía y muy desarrollada para el arte, hasta el punto de convertir a un revolucionario como Goya en su pintor de cámara.
Hoy, a los mecenas se les llama sponsors y tienden a ser tanto personas individuales como €cada vez con mayor frecuencia€ corporativas, en este caso no demasiado alejadas de eso que llamamos los mercados. Hoy, las aseguradoras y los bancos tienen colecciones de arte y patrocinan exposiciones y certámenes aunque sospecho que más como inversión que por amor al arte. También algunas grandes fortunas atesoraron colecciones extraordinarias que están hoy abiertas al público: los casos de Huntington, Getty, Rockefeller, Frick, Philips o Galdiano y Thyssen son buenos ejemplos. Al igual que en la Edad Media, esta sensibilidad se ceñía al mundo del arte y era perfectamente compatible con la opresión de los trabajadores, la usura, o la salvaje lógica de los mercados descontrolados que nos han llevado hasta donde ahora estamos.
Una de las cosas que más me gustan de EE UU es la densidad de su tejido social, tan diferente del nuestro. Mientras nosotros, quizás herederos del clientelismo de los romanos, esperamos que el Estado nos lo dé todo y hacemos muy poco sin su patrocinio, impulso y ayuda, en el mundo anglosajón la actitud es la opuesta: se espera del Estado que marque unas reglas claras de juego, que obligue a cumplirlas y que luego se retire a un discreto segundo plano sin interferir en la actividad privada de sus ciudadanos. Cuando los vecinos de Mount Vernon, donde se encuentra la casa que habitó el padre de la independencia americana, George Washington, se dieron cuenta de que estaba abandonada y en ruinas, no fueron a pedir ayuda al gobernador, sino que crearon un comité con las señoras del pueblo que reunieron el dinero para comprarla y rehabilitarla. Hoy es un rentable museo que visitan tres millones de personas al año en el que trabajan a tiempo parcial y como voluntarios los vecinos de la localidad.
También conviene tener en cuenta la actitud tan diferente de los empresarios a ambas riberas del Atlántico. Aquí hacen dinero y si te he visto no me acuerdo, mientras que allí se consideran obligados a devolver parte de sus ganancias a la comunidad donde tienen sus negocios. O sea, que los empresarios de un pueblo financian la biblioteca, el centro artístico o las fiestas de la localidad y €también es cierto€ luego el estado les permite descontar un porcentaje en su declaración fiscal. El modelo es envidiable aunque difícilmente importable mientras no cambien muchas cosas... empezando por el lenguaje. Hay que tener en cuenta que ser gregarious €en inglés€ es algo positivo, mientras que gregario en castellano se aplica a las ovejas y a los individuos sin personalidad.
La verdad es que en nuestro modelo no es posible tener conciertos, teatro, ballet, ópera o cine sin subvenciones y la actual crisis disminuye la capacidad de la Administración para financiar actividades culturales. Hay menos dinero y el que hay se entrega con grandes retrasos. Por eso tienen mucho mérito las iniciativas culturales que se mantienen a pesar de todo. Mi respeto para su labor que nos permite disfrutar de actividades culturales que alimentan nuestro espíritu, dan prestigio al pueblo y hacen de nuestra isla algo más que un monocultivo turístico. Porque sin cultura, somos todos más pobres.

  Viñetas de Raúl Salazar

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »

  El humor gráfico de Ortifus

TEXTO

DESCRIPCION

 Ver galería »
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de Levante-emv.com. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya