Mural y cabaret

01.05.2013 | 01:35

Carles Recio

Pasan últimamente cosas realmente extraordinarias. A una concejala socialista de Alicante, unos curas le han metido una Biblia en la vagina y ella ha tenido que recurrir al twiter para que se la saquen. En la misma red social un asesor de Compromís transfigurose en marqués de Sade azotando a Rita Barberá. Nuestro congresista upedemócrata descubriendo la supuesta farsa de la violencia de género. El diputado Baldoví protagonizando un falso streptease en el Congreso, pues en lugar de quedarse en pelotas sólo se aligeró de la camisa?Con toda esta galería de personajes en la oposición, dignos émulos del añorado González Lizondo ¿quién puede criticar al gobierno popular? ¿a que sombra nos arrimamos? ¡Si Tod Browning reviviera rodaría una nueva versión de Freaks! Menos mal que algunas luces se encienden en el camino. La sociedad civil busca volverse lúcida y vivir en un sueño teledirigido, como pregona el Lúcido de Rafael Spregelburd que se escenifica en el Flumen. El Instituto Francés, cuya encargada cultural es Celine De Dianous, inauguró el mural de Vinz en su patio. Vinz es un artista ruzafeño famoso en medio mundo, pero silenciado aquí. Estudió en la Politécnica y viaja al extranjero continuamente. Su obra es esencialmente efímera, un artista de calle. Llaman la atención sus originales creaciones, principalmente cuerpos desnudos coronados por testas de aves y animales. Siempre justifica las intervenciones con agudas críticas sociales y políticas.
Pascal Letellier, director del Institut, ha demostrado tener mucho olfato. Descubrió casualmente una obra cabañalera de Vinz y lo buscó para que le decorara una pared. Así se creó un nuevo mural sobre «Gernika» donde el «Euro» es arma mortífera que cae sobre España y la destruye. Un ser astado intenta sujetar la estabilidad que se derrumba, mientras que la paloma de la paz estalla en mil pedazos. A su lado, una mujer con cabeza de gallina protege a un pollito hambriento. Un caballo se rebela contra el desastre mientras un policía con rostro de saurio intenta frenarlo. Al otro lado un hombre-pescado se hunde mientras los bancos le arrebatan su casa. Un chico-pelícano cuelga su equipaje al hombro rumbo al exilio laboral. Menos mal que una dama aguileña aparece radiante portando una vela encendida, representando la Esperanza. Vinz es un artista amabilísimo que explicó la obra personalmente. Tiene una manía notoria: no deja fotografiar su rostro. Hubo que fotografiarse con él de espaldas para guardar un recuerdo.
La guinda de la semana la pusieron las actrices del Cabaret Battonz en el Sporting Club de Russafa. Una única actuación a tope de gente. Muchas chicas que asistieron a las jornadas lésbicas valencianas en Beniarbeig, organizadas por Lambda, siguieron la fiesta en este fascinante espectáculo que destroza concienzudamente el machismo, basándose en el Manifiesto Scum de Valerie Solanas. En este Manifiesto Escoria la autora proponía aniquilar a todos los hombres para que las mujeres pudieran vivir tranquilas en una sociedad femenina perfecta.
Valerie predicó con el ejemplo, y se propuso asesinar a Andy Wharhol para reivindicar el feminismo radical frente a la sociedad patriarcal. Desde luego el personaje da mucho de sí. Familia, Estado, Iglesia y machismo son acribillados en este musical donde las cuatro vedettes ridiculizan graciosamente todos los estereotipos que venimos asumiendo consciente e inconscientemente en nuestros modernos estilos de vida, tan lastrados todavía por las sociedades masculinas del pasado. Menos mal que no nos mataron a los hombres asistentes. El resumen fue más positivo: «Como esta sociedad es un puro aburrimiento, mejor destruyámoslo todo y construyamos otra cosa».

Enlaces recomendados: Premios Cine