El empleo no remonta

04.09.2013 | 05:30

Editorial

Mientras en el conjunto de España el paro se frenó en agosto y se redujo por primera vez en 13 años, en la Comunitat Valenciana se disparó. Tras la recaudación fiscal, se trata del segundo indicador consecutivo que muestra un comportamiento negativo, en sentido contrario a las medias nacionales. Pero resulta especialmente preocupante el análisis de las características del aumento autonómico del desempleo. Lejos de la tradición por la que el grueso de parados en agosto venía a corresponder a la construcción, en este mes pasado proceden en su mayoría de la industria „hasta el punto de representar dos de cada tres en toda España„ y del sector servicios, en plena temporada turística de verano, lo que significa que el aumento de afluencia de visitantes no se ha trasladado al empleo.
Los datos conocidos ayer vienen a subrayar la delicada situación de la economía valenciana, donde signos positivos como el aumento de las exportaciones o las importantes inversiones de algunas grandes empresas no consiguen atenuar la acelerada destrucción de empleo. Y resulta incluso más alarmante la acentuada caída de afiliados a la Seguridad Social „55.350 menos en un año„, que delata el estrechamiento de la población activa mientras se debate el futuro de las pensiones y de otras prestaciones sociales. En este contexto, las declaraciones voluntaristas del Consell resultan a todas luces fuera de lugar: reconocer el problema y afrontarlo es la única vía para resolverlo, por pocas o muchas competencias que se tengan.

Enlaces recomendados: Premios Cine