El verano más corto

08.09.2013 | 02:09

Vicente Aupí

Septiembre quiere dejar claro este año que es un mes otoñal, no estival. El refranero nos habla de él con frases como ésta: «Septiembre, o seca las fuentes o se lleva los puentes». Desde luego esta vez no parece dispuesto a secar las fuentes, aunque lo cierto es que si se lo propusiera tampoco lo conseguiría debido a los acumulados de precipitación que tenemos. En cualquier caso, uno de los asuntos meteorológicos de debate que hay en la mesa es el comportamiento del verano 2013, con opiniones para todos los gustos, como siempre. Afortunadamente, julio y agosto en el Mediterráneo han sido lo suficientemente veraniegos para acompañar la afluencia turística. Pero el debate viene por el anuncio que hicieron algunos desde Francia augurando que este año no iba a haber verano en buena parte de Europa. Seguramente se equivocaron, porque precisamente donde más calor han pasado es en países poco acostumbrados como el Reino Unido y Alemania. Pero, ¿y en España? Pues variopinto, como corresponde a un país de contrastes geográficos tan notables. En Galicia y otros puntos del norte ha hecho un calor de miedo, pero en gran parte del interior y especialmente en su cuadrante noreste a lo que se ha acostumbrado la gente es a los truenos, los rayos y los aguaceros. Que nadie me diga que en Andalucía ha hecho mucho calor, porque en el verano ibérico eso es lo normal. Pero en Murcia y otros lugares no se puede decir que haya sido un verano tórrido y se ha podido respirar más días de la cuenta. Para mí, en cualquier caso, la clave es otra: cálido o no, ha sido un verano muy corto. Otros años el calor de verdad ha empezado a finales de mayo o mediados de junio, invadiendo de lleno el mes de septiembre. Pero en 2013 junio ha sido muy fresco en general, y a pesar de que julio fue muy cálido, agosto aflojó mucho a final de mes, con algunos de los días más frescos que se han vivido en muchos lugares de España desde hace décadas. Y septiembre ya lo ven. Los veranos podemos juzgarlos por la intensidad de los calores caniculares, pero también por su duración, y el de 2013 ha sido muy corto.

Enlaces recomendados: Premios Cine