Envidia de Suiza

Joaquín Rábago

29.09.2013 | 05:30

De verdad da envidia un país como Suiza cuando nos enteramos de un nuevo referéndum celebrado en aquel país sobre un asunto de interés para sus habitantes.

Por ejemplo, el pasado fin de semana los ciudadanos helvéticos rechazaron la abolición del servicio militar obligatorio que había propuesto un grupo autodenominado Suiza sin Armas.

Al margen de la mentalidad de búnker que tiene esa república y explica el resultado de la citada consulta o la sonrisa que provocó sin duda en muchos otra anterior en la que los suizos rechazaron tener dos semanas más de vacaciones - ¿qué habríamos contestado los españoles?-, la institución del referéndum es una práctica de salud democrática que buena falta nos haría aquí.

Cuando un Gobierno como el actual se aferra a la mayoría absoluta para desatender durante toda una legislatura el incesante clamor popular en contra de sus intentos privatizadores de la sanidad pública o de los planes de reforma educativa del ministro de Educación más impopular de nuestra democracia, uno no puede menos de envidiar a los ciudadanos del país alpino.

Y lo mismo ocurre cuando ve fotografías como la que mostraba un periódico recientemente de construcciones ilegales que, semejante a los nichos de un cementerio, cubrían toda una montaña de una provincia costera o se entera del plan de vender parte de uno de los parajes más espectaculares y de mayor valor ecológico de nuestra geografía - el parque natural de los Alcornocales- para llevar a cabo allí, no lejos de Gibraltar, un nuevo proyecto turístico residencial con aeródromo y campos de golf. ¿Uno más? ¿Es que no se les ocurre otra cosa?

He visitado recientemente con unos amigos alemanes esos parajes, y se quedaron entusiasmados con su extraordinaria belleza y asombrados de que todavía en Europa pueda haber un lugar incontaminado y con tal riqueza de flora y de fauna.

En este país en el que los gobiernos hacen de su capa un sayo, las autoridades municipales miran para otro lado y nadie paga por las ilegalidades que se cometen, es más urgente que nunca la institución del referéndum para impedir más atropellos.

Enlaces recomendados: Premios Cine