Ondas

Enrique Montón

10.11.2013 | 00:58

La Tierra se divide en bandas climáticas, matizadas por la desigual distribución de océanos y continentes y por los efectos del relieve. Las zonas subtropicales y templadas, son el campo de batalla de las masas de aire tropicales y polares. Este choque de masas de aire, junto con las corrientes marinas, son los medios del sistema climático para compensar las diferencias de energía entre regiones tropicales y polares. El aire tropical, originado en latitudes bajas, penetra en cuña hacia las latitudes altas; el polar viaja en sentido inverso. Donde predomina al aire tropical, calor y estabilidad; en el dominio del polar, frío e inestabilidad. Septiembre, octubre y principios de noviembre han venido marcados por el dominio de la masa de aire tropical. No faltan frentes, pero debilitados por los relieves ibéricos, no hacen mella en la costa mediterránea. El mapa del año hidrológico que comenzó el 1 de septiembre es significativo: puntos del oeste con más de un 300% de lluvias por encima de lo normal, mientras en el este, el desvío es negativo y los totales caen hasta menos del 25% del promedio 1971-2000. Si en nuestro territorio se ha anclado, protegida por los relieves una onda anticiclónica tropical, en alguna parte del mundo tendremos una onda ciclónica polar. En Méjico se esperan temperaturas inferiores a 5 ºC en 16 estados. Se van sucediendo los frentes fríos y mientras en el vecino del Norte, ya a principios de octubre, una potente tormenta de nieve dejo varios metros de nieve y mato 20,000 cabezas de ganado en Wyoming y Dakota del Sur. Mientras, desde que comenzó la crisis, España lleva comprados 800 millones de euros en créditos de carbono en base al Protocolo de Kyoto, algo tan inútil que no ha impedido que los gases de invernadero marquen un nuevo récord en 2012.

montone@his.uji.es



Enlaces recomendados: Premios Cine