El negocio de recortar el himno

Baltasar Bueno

14.11.2013 | 05:30

Hace tiempo que un músico de profesión, con nombres y apellidos, bastante allegado al PP, venía propalando la conveniencia y «necesidad» de recortar el Himno a Valencia, a la manera como se ha hecho con el Himno Nacional. El fin de la propuesta es económico para él, pues de conseguir se aprobara el que ya tiene preparado , le supondrá en el futuro a él y sus herederos una suculenta cantidad de dinero cada año por derechos de autor. A los políticos del PP les ha venido de perlas la idea, porque el Himno no se lo saben y la mayoría hacen el ridículo cuando tienen que cantarlo en los actos oficiales, como en el play back del 9 de octubre en la Generalitat, donde siempre ponen una grabación, y si es sin letra mejor. Todo lo contrario de lo que ocurre en cualquier otra autonomía con su himno oficial, verbi gratia en Asturias con su «Patria querida» o en Cataluña con «Els segadors», donde se canta con fervor y convicción. Son tan vagos y tan poco devotos valencianistas, que además de desentonarlo, no se saben de carrerilla el Himno, del que no suelen pasar de la primera estrofa. En vez de animarles a aprendérselo y a cantarlo vitalmente, Serafín Castellano, el de «a los del PP, a valencianos no nos gana nadie», no se le ha ocurrido mejor idea , con la que está cayendo, que entretenerse en hacer corte y costura con el Himno del Maestro Serrano y eliminar a sus colegas de filas el ridículo de no saber interpretarlo. Que el anuncio del recorte del Himno se haya hecho en la más que centenaria sociedad de «amadors de les glòries valencianes» Lo Rat Penat y no en la sede de las gaviotas del PP, también es otro negocio, éste de doble filo, político y económico. En su comparecencia, Castellano apareció junto a Enrique Esteve, presidente de la entidad, que ha ocupado importantes cargos políticos con el PP, bien dotados económicamente y con capacidad para importantes negocios –llegó a ser hasta jefe de compras de Canal 9– , y que ahora está en expectativa de destino a ver si de nuevo le toca la lotería. Con Esteve al frente, Lo Rat Penat, hagan exégesis y seguimiento, cada día se parece más a una sede de barrio del PP, donde Serafín Castellano acampa a sus anchas, como lo hizo Camps y hace Fabra. Es el escenario de la obra teatral que el PP representa día sí y otro también intentando aparentar y engañar a la gente que son valencianistas, cuando su vida diaria es vivir sumisos ante Madrid. Todo un negocio, que pagamos todos, el Himno también, para que unos pocos, sin escrúpulos, hagan caja y/o se perpetúen en el poder.



Enlaces recomendados: Premios Cine