Costas vulnerables

01.12.2013 | 01:43

Lluís Amengual

La Unión Europea ha escogido el Laboratorio de Ingeniería Marítima (LIM) de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) para coordinar y desarrollar un estudio sobre las zonas más vulnerables de la costa catalana que, ante un cambio en el nivel medio del mar o en la distribución de tormentas, pueden perder valores naturales o artificiales tan importantes como, por ejemplo, todos los que se han construido recientemente en el Delta del Llobregat. Este estudio incluirá el análisis de los deltas, las playas urbanas y, en general, todas las zonas de costa. El proyecto se denomina Respuestas al cambio climático de la costa: estrategias de innovación para escenarios extremos-Adaptación y Mitigación y simulará el efecto del futuro cambio del clima, incluyendo las futuras tormentas. Los expertos aplicarán a la zona costera las sofisticadas herramientas de predicción meteorológica y oceanográfica actualmente disponibles, para la cual cosa se usarán modelos numéricos más avanzados desarrollados en los últimos años gracias a las nuevas tecnologías.
El estudio también contribuirá a diseñar soluciones de ingeniería más eficientes bajo posibles climas extremos y evitar, de esta manera, que las que se usen en la actualidad sean ineficaces en un futuro no muy lejano. El director del LIM de la UPC, Agustín Sánchez-Arcilla, que lidera el proyecto, afirma que ante la situación económica que vivimos y el alto coste de las actuaciones costera, «es primordial valorar bien y asegurarse de que la eficiencia de estas actuaciones, tanto bajo las condiciones de clima actual como bajo las condiciones de clima en el futuro». El investigador añade que «sólo así se conseguirá evitar dejar hipotecadas las futuras generaciones que quieran seguir disfrutando de las zonas costeras». En el marco del proyecto, en el cual participan también otros 11 centros de investigación y universidades de Reino Unido, Holanda, Alemania, Italia y Rumania, se utilizarán las proyecciones de clima extremo ajustadas a escalas regionales. Es decir, en lugar de aplicar valores globales, los científicos usarán valores más precisos, como por ejemplo para el Mediterráneo, la ciudad de Nueva York o la ciudad de Rotterdam.
La iniciativa liderada por el LIM de la UPC está financiada por la Unión Europea, en el marco de la última convocatoria del séptimo Programa Marco de proyectos de R+D, y es uno de los tres únicos proyectos «climáticos» seleccionados dentro de esta convocatoria del Programa de Medio Ambiente europeo. De hecho, da respuesta a la petición, por parte de este programa, de investigaciones sobre el efecto que puede producir en zonas sensibles del planeta el anunciado calentamiento extremo, en el cual puede suponer un aumento de temperatura de más de 2 grados respecto a los valores anteriores al desarrollo industrial.



Enlaces recomendados: Premios Cine