Entenderse y desentender

01.12.2013 | 01:43

Juan José Millás

Ya no sabemos si es mejor entender el mundo o desentenderse de él. Mucho nos tememos que entenderlo es aceptarlo. Zapatero viene contando en las presentaciones sucesivas de su libro lo que ocurrió (y lo que le ocurrió) en la noche del 10 de mayo de 2010 y lo que ocurrió (y le ocurrió) es que entendió la realidad. Una vez que entiendes la realidad, caes inevitablemente en su lógica. De ahí las decisiones que tomó aun yendo en contra de su programa. ¿En contra de su programa? Peor que eso: en contra de sus ideas. Lo que Zapatero hizo al limitar el déficit fue prohibir la socialdemocracia. La prohibió por haber entendido el mundo. De no haberlo entendido, habría convocado elecciones inmediatamente.
A Felipe González le sucedió en su día algo parecido con el asunto de la OTAN, de la que abominaba en la oposición y ante la que cayó rendido al poco de llegar al poder. ¿Qué fue? Pues que le llamaron de Washington para hacerle entender el mundo.
„¿Lo has entendido? „le preguntaron tras leerle la cartilla.
„Sí, señor „dijo González.
„Pues a trabajar.
Y ahí lo tuvimos, haciendo una campaña contra sí mismo y a favor de la OTAN en la que perdió mucho crédito. Eran otros tiempos. La mentira te desacreditaba. A Rajoy le ha salido tirado aplicar el programa que juró no llevar a cabo.
„Yo no soy como usted, señor Rubalcaba, yo no miento.
En el acto mismo de decir «yo no miento» ya estaba mintiendo, y de qué manera. Fue llegar a La Moncloa y comenzar a desdecirse. ¿Qué le ocurrió? Que había comprendido de golpe la realidad. El entendimiento de la realidad no conduce a nada bueno. Te obliga a pactar con el diablo. Si entiendes la realidad, por ejemplo, tienes que apoyar a sujetos como Fabra, el de las gafas de sol, el del aeropuerto vacío, el de la lotería de Navidad. Tienes que apoyar a Camps, el amiguito del alma de Al Capone; tienes que rebajar las pensiones, cargarte la educación, la sanidad, contratar a delincuentes para que te hagan informes sobre la sanidad, regalar la recogida de basuras a los amigos. Lo que ahora necesitamos, en fin, son dirigentes y políticos que no entiendan la realidad.



Enlaces recomendados: Premios Cine