01 de mayo de 2015
01.05.2015

Empresas rentables poco respetables

Sin nada que celebrar y mucho por lo que trabajar, nos presentamos ante un tradicional 1º de Mayo cargados de indignación

01.05.2015 | 04:15

Sin nada que celebrar y mucho por lo que trabajar, nos presentamos ante un tradicional 1º de Mayo cargados de indignación. Un inasumible índice de paro, desregularización, despidos, salarios paupérrimos, condiciones esclavistas, huelgas, dejan un desolador y lamentable panorama que la reforma laboral ha facilitado. Estamos ante un 1º de Mayo para gritar llamando a la lucha exigiendo responsabilidades a quien, con su humillante genuflexión, ha regalado, sin ningún derecho, nuestros derechos, a una patronal que ni en sus mejores fantasías habría soñado.

La ética existe, aunque a veces del tamaño de un cacahuete y, por muy en bandeja que el gobierno le ponga las cosas a la patronal, las grandes corporaciones deben mucho a la sociedad, por lo mucho que han recibido de ella y están éticamente obligadas a devolver una parte de lo recibido. Un pequeño ejemplo para ilustrar nuestra indignación: empresas del IBEX y otras que emanan de ellas, al abrigo de la legalidad, vienen haciendo un abuso salvaje y desmedido de ERE, ERTE, despidos€ no para "salvar" a sus corporaciones, sino para obtener mayores beneficios. Son empresas muy importantes por el volumen de negocio, pero indignas por el tratamiento que dan a ese personal que hace posible aumentar sus ganancias. Hay que tener presente que estas grandes compañías, solo en el 2014, obtuvieron un beneficio neto de 33.000 millones. Si estas corporaciones, que no conocen la crisis, no están en condiciones de crear empleo digno, una pregunta nada radical al aire: ¿quién lo puede generar?

Estas dinámicas han servido de ejemplo para otras empresas que han visto el momento de dar el cerrojazo para trasladar su negocio donde aumentar mejor sus beneficios. Aquí, en esta Comunidad, estamos asistiendo al desmantelamiento industrial de sectores tan importantes como el de la siderurgia. Empresas tradicionalmente arraigadas en la comarca de Camp de Morvedre, han encontrado una oportunidad para explotar más al personal, sometiéndoles a una precariedad laboral sin precedentes, otras han decidido cerrar directamente. Ante la magnitud de este desastre, otra preguntita nada radical: ¿qué gestiones ha realizado la Generalitat Valenciana para frenar este desmantelamiento y salvar a un sector del que viven muchas familias?

No obstante, el gobierno nos pinta una realidad que no conocemos. Y nos la quieren vender como un logro histórico diciéndonos que, gracias a su gestión económica, la crisis ha acabado, o sea, la estafa, pero que además, la recuperación les llegará a los "pobres". Pues que se metan sus miserables y falseadas cifras económicas donde les quepan. Porque los datos oficiales que nos presentan de paro, todavía son más graves porque esconden la realidad de lo que está interrelacionado, como empleos creados (90% temporales), horas trabajadas (millones) no remuneradas, contratos basura€ además, el 50% de las personas paradas no cobran ninguna prestación; esa es la realidad. Nos pueden ofrecer imágenes de largas colas para comprar alimentos en Venezuela pero€ ¿por qué no nos enseñan las que se hacen aquí para entrar en comedores sociales? Solo en Madrid, el año pasado, Cáritas atendió a 2.000.000 de personas. Vuelta a la beneficencia.

En la CGT, con las herramientas que disponemos, venimos denunciando los abusos que se producen, pero, aunque es de justicia, no siempre se ganan, ya que la reforma laboral ofrece una cobertura legal a la degradación del empleo que la sitúa a la altura de la trata de seres humanos.

Esta organización hace un llamamiento a la lucha y a la movilización, porque sin ella no hay conquistas y éstas se lograron con acción directa, apoyo mutuo y solidaridad.

Puri Eisman es Secretaria de Comunicación CGT-PV

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine