26 de agosto de 2015
26.08.2015

Soy feminista

26.08.2015 | 04:15

Antes de entrar en los pormenores de esta declaración, permítanme ustedes tomarme unas líneas dedicadas al histórico (literalmente) triunfo de nuestra deportista de bádminton Carolina Marín, ya que, con mujeres como ella, cada día tenemos más fácil construir un mundo en el que las mujeres no sean asesinadas, esclavizadas o invisibilizadas.

Sin ningún ánimo de quitar mérito al hecho de declararse como feminista, tengo que decir que siempre lo he considerado obvio, ya que creo que cualquier persona decente debe serlo sin lugar a dudas, pero claro, igual de obvio es la democracia, la sanidad pública, el derecho al voto a la mujer, que estas no sean asesinadas y una larga lista de obviedades que aun parecen lejos de ser alcanzadas o ha costado mucho alcanzar. Sin duda ser feminista es algo obvio, pero especialmente en estos días, parece imprescindible reivindicar esa obviedad. Tan solo se me ocurren dos motivos por los que la gente no se declara feminista, la primera es ser machista y la segunda es no saber qué es el feminismo, por lo que lo primero que hay que reivindicar, es que feminismo no es lo contrario de machismo, el feminismo es un movimiento político y social que busca la igualdad entre el hombre y la mujer, lo contrario al machismo es el hembrismo. También hay que decir que el hembrismo es solo teórico, ya que si bien el concepto se define en la Wikipedia, no se da en la realidad, del mismo modo que no se da la discriminación por orientación sexual contra las personas heterosexuales.

Me dirigiré a aquellas personas que son víctimas del segundo motivo para explicar por qué soy feminista y por qué supongo que ellos y ellas también lo son aunque no lo sepan.

En primer lugar, hombres y mujeres deberían ser iguales, pero no es cierto que esa igualdad ya exista, la mujer está discriminada, tan solo hace falta escarbar un poco para darse cuenta: el deporte femenino está invisibilizado, aunque al menos sus éxitos ya no se pueden ocultar, las mujeres son asesinadas por el simple hecho de ser mujeres, mujeres y hombres no cobran lo mismo por el mismo trabajo la mujer es quien sigue llevando la mochila del cuidado y del hogar, hay profesiones masculinizadas y las posiciones de poder están negadas a las mujeres por el techo de cristal. ¿Ya hay igualdad entre hombres y mujeres? y una mierda, lo que ocurre es que la discriminación es más sutil.

¿Cómo es posible que algo tan fundamental tenga tan mala fama? La respuesta es el posmachismo concepto demasiado amplio como para abordar en este artículo y para cuya comprensión aconsejo leer a Miguel Lorente Acosta. Teniendo en cuenta que la igualdad entre mujeres y hombres todavía no es una realidad y teniendo en cuenta que es el movimiento feminista quien persigue este objetivo. Blanco y en botella, me declaro feminista porque pienso que la mujer debería poder decidir sobre su maternidad, Por las conquistas sociales del feminismo, porque estoy en contra de los estereotipos sobre la feminidad y la masculinidad, porque las mujeres se ven más como hijas, hermanas, madres que como personas y por una lista de motivos tan numerosa y tan obvia que puedo afirmar que soy feminista por honestidad, por socialista, en definitiva, por la ética más fundamental y la decencia más básica que permite a la persona, definirse, en el más amplio sentido de la palabra, como una persona humana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine