09 de septiembre de 2015
09.09.2015

Seguimos igual

09.09.2015 | 04:15

Hace una semana advertíamos de lo que podía pasar y, más o menos, ha pasado. Es decir, ha llovido en una buena parte del cuadrante sudeste peninsular, el más necesitado siempre de este tipo de eventos. Lo ha hecho, como siempre, con extrema irregularidad, acumulando de 100 a 300 mm en algunos puntos en pocas horas, menos de 10 en otros sectores casi adyacentes, y entre 50 y 100, bastante bien caídos para lo que es la época y la región, en otros. En definitiva, nada nuevo bajo el sol, se diga lo que se diga. Desde el foro de Cazatormentas me pasaron un mapa del tiempo del 6 de septiembre de 1906 con una situación típica de lluvias torrenciales en todo el sudeste peninsular que, probablemente, a pesar de ser una sociedad más vulnerable ante el riesgo y sin servicios de predicción meteorológica, dejó menos inundaciones en zonas urbanas, no por nada, porque había menos zonas urbanas invadiendo cauces. Nuestras acciones en el territorio convierten una buena noticia, que llueva en el sudeste, cuando se puede esperar y como se puede esperar que lo haga, en un desastre. Las imágenes de la Cala de Finestrat, de Dénia y, sobre todo, las de Adra, con camiones y coches arrastrados por la fuerza del agua en una calle que se llama Rambla de las Cruces, y las de la rambla de Albuñol, con dos muertes, sólo quedan como un espectáculo mediático, como una muestra del poder de la naturaleza. Solo sirven para entrevistar a los lugareños diciendo que cuando llueve así de fuerte siempre se producen daños, que es una desgracia. Aparentemente que los dos muertos fueran arrastrados con sus coches en el curso de una rambla en la que no debían estar un día así, que no hubiera ningún tipo de aviso de AEMET en el mediterráneo andaluz hasta que no se produjeran las primeras lluvias, que las ramblas estén constreñidas e impermeabilizadas por los invernaderos y la urbanización no nos indica nada, no nos hace aprender ninguna lección. Pido desde aquí a los medios, pedagogía, explicar por qué sucede todo esto, ir más allá del espectáculo. Pido también a los técnicos no ponernos a discutir de si es o no es una gota fría, una DANA o una vaguada, porque todo esto a los afectados, a los que sufren las consecuencias, poco les va a importar.

enrique.molto@ua.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine