10 de noviembre de 2015
10.11.2015

Los jóvenes no pueden esperar

10.11.2015 | 04:15

Durante el acto de celebración recientemente en Llíria del XXX aniversario de las Escuelas Taller y Casas de Oficios (programas de formación y empleo dirigido a jóvenes de 16 a 24 años), una de las frases que sonó con más contundencia fue la de que los jóvenes de hoy no pueden esperar más ante la situación económica actual. Nuestros jóvenes están marchándose de nuestra comunidad en busca de trabajo y de futuro. No quieren ser la generación perdida (aunque muchos ya lo son). Quieren una solución cuanto antes. No pueden esperar a que los políticos y los técnicos se pongan de acuerdo. Quieren una solución a su precaria situación laboral.

En 1985 se puso en marcha el programa nacional de las Escuelas Taller y Casas de Oficios (aprender trabajando). En aquel año, las tasas de desempleo se situaban en torno al 50 % de los jóvenes. Con este programa, se consiguió alcanzar el 80% de inserción laboral entre los participantes, de entre ellos, muchas mujeres que accedían por primera vez a oficios tradicionalmente masculinos (albañilería, carpintería, cerrajería, etc€). En total, más de 600.000 jóvenes se han formado en más de 11.000 programas de Escuelas Taller y Casa de Oficios en toda España. Gracias a este programa, jóvenes sin cualificar ni formación tenían, por primera vez, un contrato laboral. Este programa animó además a muchos de los jóvenes a retomar sus estudios.

Sin embargo, y a pesar de los buenos resultados de las Escuelas Taller y Casas de Oficios, en la Comunitat Valenciana, desde 2011 no se ha aprobado ninguna escuela o casa de oficios. Actualmente, tenemos prácticamente la misma tasa de desempleo entre los jóvenes. Además, según la OCDE, «España se encuentra entre los países cuya degradación de la calidad del empleo ha sido más significativa». Ante esta situación, ¿qué estamos haciendo para solucionar este problema?

Tenemos ante nosotros una solución bien fácil y cuya eficacia ha sido demostrada con creces, no solamente en España, sino en América Latina: volver a implantar el programa de las Escuelas Taller y Casas de Oficios con las actualizaciones y mejoras pertinentes. Pero insisto „y perdonen que sea pesado„: los jóvenes ya no pueden esperar más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine