18 de noviembre de 2015
18.11.2015

Batiendo récords

18.11.2015 | 04:15

Era lo esperado, pero se ha confirmado. Este año volveremos a batir un récord de temperatura en la Tierra, desde que hay registros históricos. Desde 1850 la temperatura de nuestro planeta habrá subido 1º C, que es ya la mitad del objetivo „poco realista„ de ascenso de temperaturas, que se plantean los organismos internacionales para finales del presente siglo. En esta ocasión hay dos factores que han ayudado a que se haya batido un nuevo récord en la temperatura media mundial: el ascenso, de momento imparable, de la concentración de gases de efecto invernadero que gran parte del año ha estado por encima de las 400 partes por millón en volumen. Recordemos que en 1958 esta proporción era tan sólo de 315 partes por millón en volumen. Y el segundo factor, coyuntural, es el desarrollo de un Niño muy intenso en el Pacífico que ha ocasionado subidas de temperatura en el océano de hasta 4º C por encima de la media normal, según ha señalado la NOAA estadounidense. A la hora de hacer una valoración de esta subida térmica mundial el primer factor es más preocupante que el segundo, porque nos habla de una permanencia de gases en la atmósfera terrestre que estarían alterando el balance térmico del planeta. Y éste es un proceso de largo recorrido que no depende de las coyunturas periódicas de los fenómenos de conexión atmósfera-mar que se producen en algunas regiones del mundo, como el mencionado de El Niño en el Pacífico cuyo impacto puede durar uno o dos años, como máximo. Y todo esto está ocurriendo en el marco de un ciclo de radiación solar débil, el ciclo 24, que se encuentra, en estos momentos, en su fase de decrecimiento. Por tanto, si con un Sol débil, y descontando el efecto coyuntural de El Niño, la temperatura mundial sigue subiendo, algo pasa. Y lo que pasa no es bueno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine