15 de diciembre de 2015
15.12.2015

El tuerto y los debates

15.12.2015 | 04:15

Haya mi respeto y consideración hacia las personas con esta discapacidad que en su día fue incorporada al refranero castellano. Vivimos y sufrimos una campaña electoral decepcionante en la que no se abordan los temas en profundidad y de la que están quedando fuera cuestiones de vital importancia como la reforma y mejor dotación en la administración de justicia, las soluciones concretas de las bolsas de pobreza y marginación, los compromisos y el coste de la política de defensa en la Unión Europea, cómo se piensa conseguir un pacto duradero en los sistemas de enseñanza, cómo se reducen las listas de espera en la sanidad pública o qué se piensa hacer en Cataluña y en el País Vasco además de aplicar la ley.

Unos debates a cuatro, a dos o a veinticuatro, metiendo en la misma sesión todo lo que cada uno quiere o le viene en gana decir, no hacen más que seguir confundiendo a una ciudadanía en la que la ceguera política se ha venido extendiendo desde la Transición. Buena prueba de esta afirmación son los resultados de las últimas encuestas en las que el Partido Popular es la fuerza más votada en el conjunto de España o el PSOE sigue ganando en Andalucía.

Seguir votando ´a los míos´ a pesar del mal gobierno, de las conductas reprochables o de los silencios cómplices fomenta, entre otras cosas, la mediocridad, la impunidad y la desesperanza. Cuánto hubiéramos ganado en la Comunitat Valenciana si con nuestros votos hubiéramos castigado la corrupción a las primeras de cambio. Pero los nuestros son los nuestros por muy ladrones y sinvergüenzas que sean.
En el último libro recopilatorio de los artículos de Tony Judt, su esposa y editora Jennifer Homans, trae en su introducción una cita atribuida a John Maynard Keynes en la que el gran economista se hacía la siguiente reflexión: «Cuando los hechos cambian, cambio de opinión. ¿Y usted qué hace, señor?»

Nosotros, contestamos, no cambiamos. Nos mantenemos sobre la vía solicitando al tren que cambie él. Hasta que nos pasa por encima.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine