22 de febrero de 2016
22.02.2016

Un nuevo químico en la Academia de Medicina

Es de destacar el esfuerzo de nuestra Academia de Medicina en su apuesta por la excelencia y el mestizaje de expertos en diversas disciplinas

22.02.2016 | 04:15

El profesor Francisco Tomás Vert, ingresa mañana, 23 de febrero de 2016, en la Real Academia de Medicina de la Comunidad Valenciana como académico de número. Lo hace con un discurso sobre la estructura y la dinámica de las proteínas a través del empleo de modelos multiescala; lo que a más de uno le parecerá alejado del concepto tradicional de la medicina asistencial.

La presencia de alguien que sabe interpretar la vida y la materia en términos de átomos y moléculas se añade a la lista de personalidades de la ciencia valenciana como el bioquímico Luis Franco o como lo fuera el físico Fernando Senent, que ya son o fueron académicos de número. Esta es una excelente noticia que nos descubre la vitalidad de la institución que, lejos del gremialismo, potencia la búsqueda del conocimiento entre sus filas y no duda en abrirse a personalidades de otros campos. De hecho, la denominación completa de la academia incluye la referencia a las disciplinas afines; lo que siempre han creado un vínculo con las de Farmacia y Biología

La interdisciplinaridad es una de esas muletillas que siempre se sacan a colación para justificar la necesidad de observar la realidad desde diversos puntos de vista para avanzar en nuestro conocimiento. Lo difícil es su práctica y la triste realidad es que a medida que progresamos en nuestro conocimiento de un área específica más se cierra nuestro círculo de colaboradores y referencias; lo que acaba abocándonos a una mirada simplista de los problemas que no tiene presente su realidad poliédrica.

Por todo lo anterior, es de destacar el esfuerzo de nuestra Academia de Medicina en su apuesta por la excelencia y el mestizaje de expertos en diversas disciplinas. De ahí se derivará una mejor comprensión de los hechos que afectan a la salud de las personas y que influyen en la actividad médica, tanto a nivel asistencial como en lo referente a la investigación de la raíz de las enfermedades, su diagnóstico y curación. No debe olvidarse el progreso que ha supuesto el desarrollo de nuevos fármacos y vacunas y el papel predominante que, en la actualidad, tiene la biología molecular para la prevención y desarrollo de nuevas herramientas para la curación del cáncer y algunas enfermedades degenerativas. En muchos casos, la etiología de estos males se ha puesto de manifiesto gracias a la colaboración de médicos clínicos, investigadores, biólogos, químicos y físicos. Todo un ejemplo para perseverar en la búsqueda de explicaciones a las enfermedades que nos aquejan.
A pesar de que nos haya tocado vivir tiempos de crisis y de retracción de los fondos que se dedican a la investigación en nuestro país y en nuestra comunidad, es alentador comprobar la vitalidad de instituciones señeras y el renovado compromiso de nuestros investigadores. ¡Qué buenos ciudadanos haríamos si tuviéramos buenos políticos al frente de las instituciones!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine