08 de marzo de 2016
08.03.2016

Dos mujeres y un camino

08.03.2016 | 04:15

Parece el título de una telenovela, y lo es... Sin embargo, en el Perú, es la única opción que se nos presenta. Habrá que votar por una de estas dos mujeres, y escoger un camino. O bien se vota por la hija del señor Fujimori o bien por Verónika Mendoza, la candidata el frente amplio a la presidencia de la República.

No hay otra.

La hija del señor Fujimori representa a su padre. En realidad, es su padre, y algo más. Representa el modelo que la mayoría de los candidatos quiere ejecutar. Dos de ellos, Alan García y Toledo, lo usaron en su tiempo, y en este momento todo el Perú los está repudiando.

Los partidarios de Fujimori lo saben cuando dicen: ¿para qué vamos a votar por los imitadores de Fujimori si tenemos el original?

García o Toledo o Kuscinsky, o los otros, son el fujimorismo sin Fujimori. Cualquiera de ellos sacará de la cárcel al hombre que ordenó el genocidio y saqueó el dinero de todos los peruanos en un monto que se calcula en 2 mil millones de dólares.



Cualquiera de ellos, si fuera electo, gobernará con la "constitución" de Fujimori, un feto jurídico que permitió la venta de las empresas del país al mejor postor en tanto que el dinero resultante iba a las arcas de Fujimori y su banda.

La "constitución" de Fujimori fue el instrumento para instaurar una economía neoliberal en la que el Estado fuera despojado de sus bienes y funciones, y la clase trabajadora lo fuera de conquistas laborales como las ocho horas, la jornada dominical, la estabilidad en el empleo, la jubilación o el salario mínimo.

El fujimorismo es el modelo que la mayoría de los candidatos quiere seguir. Nadie sino Verónika, y la gente del frente amplio, ha planteado lo que más importa, o sea un rol directivo del Estado en economía, la fiscalización de las grandes corporaciones, los sistemas de pensiones y salud pública, la defensa del medio ambiente, la respuesta del Estado a los conflictos sociales, la memoria histórica, el sueldo mínimo y el respeto a los derechos humanos.

¿Ha pensado alguien que un nuevo gobierno fujimorista, alanista o toledista va a enfrentar el problema de la corrupción política y la infiltración de mafias criminales en el poder judicial? Reponer a García o a Toledo sería como poner al mismo gato de despensero.
¿Alguno de los candidatos ha propuesto la imprescriptibilidad del delito de corrupción y muerte civil para los corruptos? Solamente, Verónikggga lo ha hecho.
¿Qué estamos presenciando entre los otros candidatos?... Uno de ellos dice que copia pero no plagia. El más voluminoso de todos baila grotesco al compás de "esto es combate". El más anciano se hace bajar el pantalón para ganar popularidad.
El más joven, de apellido Guzmán, prometía cada día lo contrario de lo prometido el día anterior. Al final, se descubrió que esta estrechamente vinculado con la señora Nadine Heredia y que es su candidato. Cuando se le desaforó por no haber cumplido con la ley electoral, muchos de sus partidarios enviaron mensajes al Internet plegándose a Verónika y señalando que ella es la verdadera candidata de los jóvenes
La hija del señor Fujimori no tiene otra cosa que plantear sino el indulto de aquél, el olvido de su rapiña y de sus crímenes y el reingreso de la familia Fujimori a la conducción del estado peruano. No olvidemos que Rosa, Juana y Pedro Fujimori así como Miriam Aritomi, integrantes de ese clan están buscados por Interpol y son culpables de robos tan vergonzosos como apropiarse de la ropa usada enviada por las familias japonesas a los pobres del Perú.

Las encuestas no han cesado de dar un 30 por ciento a la hija del señor Fujimori. Eso significa que hay un 70 por ciento buscando una alternativa. Hay muchos políticos, pero no hay muchos que sean decentes. Hay muchos candidatos, pero solo dos opciones: la de Fujimori y la de Verónica. Vamos a votar por único camino correcto. Vamos a votar por la decencia. Vamos a votar por Verónika Mendoza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine