15 de marzo de 2016
15.03.2016

Los suelos

15.03.2016 | 00:58

En 2012 un incendio forestal arrasaba más de 500 hectáreas en Alcoi (Alicante). Es un incendio como cualquier otro de los acaecidos en suelo español en los últimos años y puede parecer un caso local pero creo que, por una reciente acción, merece un comentario especial. Fue un "magnífico" ejemplo de lo que no se debe hacer después de un incendio, aunque puede que también hubiera errores en la gestión previa y en la extinción. Se introdujo "a saco", sin miramientos de ningún tipo, maquinaria pesada para retirar, muy poco después de haberse producido el incendio, la madera quemada, con la excusa de evitar plagas. Desconozco realmente el motivo oculto de esta velocidad, pero sé que, desde entonces, cada vez que el político de turno aparece diciendo que al día siguiente de producirse un incendio se van a iniciar las tareas de repoblación, me echo a temblar, porque esa maquinaria hizo y deshizo caminos y arrasó gran cantidad de suelo fértil con su acción, acabando incluso con cierta regeneración natural que ya se veía. Un amigo voluntario, miembro de ACIF, la agrupación contra incendios forestales de Alcoi hizo un magnífico reportaje fotográfico en el que denunció todas estas cuestiones en las redes sociales. Como parche a este problema se inició una recuperación de este suelo en parcelas experimentales con paja, una paja que voló en buena medida con el primer temporal de viento posterior a su colocación. Este pasado fin de semana, en el día del árbol, se llevó a cabo una original acción, llena de sentido común, en la que no se plantó ni un solo arbolito, eso que queda tan bien y que suele tener tan poco éxito a medio plazo en muchos casos. En la acción se trataba de restablecer parte del suelo perdido con virutas de madera y no con paja, es decir se trataba de recuperar suelo, porque sin él, no hay posibilidades de regeneración forestal. En esa acción, entre otros muchos, intervino el edafólogo Jorge Mataix y, otra vez, esa agrupación de voluntarios, ACIF, que es ejemplo de buen hacer en estas cuestiones. Crear suelo es menos efectista que plantar árboles pero una foto de Jorge Mataix, en la que se comparaba una muestra de suelo en zonas donde no había actuado maquinaría con otra donde sí lo había hecho, no dejaba lugar a dudas de la barbaridad cometida hace cuatro años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine