01 de abril de 2016
01.04.2016

UGT, el déficit y Gregorio MartÍn

01.04.2016 | 10:31

No tengo por costumbre polemizar con los articulistas que colaboran habitualmente con el periódico Levante-EMV; en mi larga trayectoria sindical solo recuerdo una serie de artículos y contestaciones con el prelado del Opus Dei en Valencia en las páginas de este diario hace ya algunos años.

Soy muy respetuoso con la libertad de expresión por la que he luchado toda mi vida, lucha que en alguna ocasión me ha supuesto más de un disgusto. Pero en su contestación a mi tribuna el profesor Martín realiza algunas afirmaciones que me obligan a matizar. En primer lugar yo no le descalifiqué en ningún momento, solo ofrecía a los lectores el punto de vista de UGT sobre las afirmaciones que D. Gregorio realizaba.
Afirma D. Gregorio que por respeto a la historia de UGT, su respuesta a mis matizaciones requieren discreción y cuidado, cuestión que alabo, pero a continuación arremete contra mis afirmaciones diciendo que falto a la verdad cuando digo que los empleados públicos de la GVA han perdido el 25% de poder adquisitivo. ¿En qué me baso para alcanzar dicha cifra? Vaya sumando D. Gregorio: la rebaja del 5% salarial establecida por el gobierno de Zapatero, la sustracción de la paga extra del 2012 y las congelaciones salariales anuales (2011, 2012, 2013, 2014, 2015) del gobierno de Rajoy durante todo su mandato mientras el IPC subió durante este periodo 11 puntos y, en el caso del personal sanitario, docente e interino del Consell, además, los recortes retributivos decretados por Fabra. Yo no falto a la verdad D. Gregorio, es usted el que está mal informado, porque no quiero pensar que busca otra cosa que requeriría una equivalencia semántica con un verbo muy desagradable que, en línea con el respeto que le tengo, no voy a teclear.

De todos modos no pone en cuestión los puntos de vista que desde UGT se relatan para explicar el actual déficit de la GVA (el saqueo continuado al que el PP ha sometido las arcas de GVA, su desastrosa política fiscal etc. y que detallaba en mi contestación), de lo que me alegro sobremanera.

Pero poca discreción y cuidado manifiesta D. Gregorio hacia UGT, o hacia mi persona, cuando se despacha afirmando que mis opiniones son mitineras y demagógicas al afirmar que yo no creo que la solución a los problemas financieros de la GVA deban pasar por seguir castigando a los empleados públicos de la Generalitat o seguir desmantelando los servicios públicos valencianos que son los que garantizan la igualdad de oportunidades de los valencianos y valencianas. ¿Acaso discrepar de sus doctas opiniones significa demagogia? Sea un poco más respetuoso con quien humildemente discrepa de usted D. Gregorio.

Intenta más adelante enfrentar al castigado colectivo de empleados públicos con desempleados y subempleados, al comparar las lamentables condiciones en las que la reforma laboral del PP ha sumido a 5 millones de trabajadores con las condiciones laborales de los trabajadores de la GVA. Eso, si me permite, sí se aproxima a la demagogia. Usted sabe perfectamente que los bajos salarios promovidos por la reforma laboral del PP y su consiguiente baja cuota impositiva hace que el Estado cada vez recaude menos y en consecuencia cada vez transfiera menos fondos a la GVA.

La UGT nunca ha formado parte de los ambientes «progres» o nacionalistas que tachan de derechistas a aquellos que se definen como «jacobinos». Yo no hablé para nada de esos aspectos. O el subconsciente lo delata o quiere confundir en su respuesta a los lectores.
Lo que sí que es cierto y ya que usted lo nombra, es que desde amplios sectores del PP se están planteando la recentralización de numerosas competencias, cuestión que desde UGT no compartimos, y fueron justamente las competencias transferidas al gobierno de Joan Lerma las que hicieron posible equiparar en derechos a los ciudadanos de nuestra comunidad con los del resto de España. Y eso con un esfuerzo económico y político por parte del gobierno Lerma nunca suficientemente reconocido.

Y por último se enfrasca D. Gregorio en una serie de afirmaciones acerca del carácter «marxista» que debería guiar a UGT, para afirmar que el «verdadero» sindicalismo es imprescindible y nos recomienda que revisemos nuestra acción sindical en colectivos de la aristocracia laboral como son los controladores aéreos etc.

Quiero aclarar al prof. Martín que UGT no es ninguna organización marxista, no sé si debo lamentarme por ello. Es más, nunca en los Estatutos del sindicato en su más que centenaria historia ha aparecido tal definición. Otra cosa que debe aprender querido profesor. Y quiero tranquilizar a D. Gregorio indicándole que entre el colectivo de controladores aéreos apenas tiene presencia UGT, eso debe explicar por qué su sindicato habitualmente plantea reivindicaciones que tienen poco que ver con el servicio público.

Estimado profesor, habitualmente los que plantean la inviabilidad de los servicios públicos y del Estado de Bienestar acaban planteando la necesidad de establecer colaboración entre lo público y privado. Creo que usted no anda lejos de esas teorías y, lamentablemente, todos hemos podido ver que justamente cuando se privatizan servicios públicos se generan nichos de corrupción que han llevado a la GVA al paradigma del despilfarro y la corrupción.
Todo esto usted lo debe de saber.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine