18 de abril de 2016
18.04.2016

Más impuestos tendríais que pagar, mediocres envidiosos

18.04.2016 | 04:15

­Ya es hora de poner freno a tanto abuso demagógico. La dictadura de lo políticamente correcto en la que vivimos está asfixiando a nuestros más ilustres compatriotas. Aquí somos así, observamos a alguien exitoso, valiente y emprendedor y nos corroe la envidia. Por eso nos estamos cebando tanto con la evasión de impuestos y el dinero negro. En cuanto un héroe intenta salvar de las garras de Hacienda sus escasos milloncejos llevándoselos a cualquier paraíso fiscal, cunde la histeria. Clásica reacción de gente amargada.

Esos distinguidos miembros de nuestra sociedad son previsores y solamente querían cuidar de sus ahorros. Podrían haberlo despilfarrado todo en alcohol, trufas y lupanares, pero prefirieron guardarlo para el día de mañana. Lo que pasa es que en lugar de recurrir a la tradicional hucha con forma de cerdito, se vieron obligados a optar por sociedades opacas o cuentas en Suiza. ¿Acaso escapar de sus obligaciones tributarias les hace menos honrados? Venga ya, ¿dónde queda la libertad de los individuos decentes? Esto parece Corea del Norte.

Mirad al pobre Bertín Osborne, todo ofuscado por tener que rendir cuentas sobre su offshore de Panamá. Él sostiene que simplemente deseaba pagar menos impuestos y que si vives en el extranjero es normal tener una sociedad opaca, pero nosotros, en lugar de aplaudir su campechanía y sinceridad, le criticamos sin piedad. Encima, como denunció hace poco, ya ni siquiera le dejan contar chistes sobre homosexuales. ¡Si hasta la gente se queja de que no sepa encender la vitrocerámica! Para algo tiene esposa y asistenta, digo yo. Los valores de Occidente prosiguen su imparable decadencia.

También hemos sido muy injustos con José Manuel Soria: lleva el hombre una semana dando explicaciones y no nos quedamos contentos con nada. Vale que cada justificación nueva se contradice con la anterior, pero es porque nos deja quedarnos con la versión que más nos guste, igual que en los libros de Elige tu propia aventura. Al final, destrozado por nuestra incredulidad, ha tenido que renunciar al Ministerio de Industria. Estaréis contentos. Todo por firmar unos cuantos papeles a lo loco, como si vosotros no hubierais estampado alguna vez por error vuestra rúbrica en los documentos de alguna turbia compañía familiar.

Hablando de prohombres, menuda injusticia se ha cometido con un líder natural como Mario Conde. Tantos años compartiendo su sabiduría budista con la ciudadanía y se lo agradecemos enchironándole por intentar repatriar el dinero robado de Banesto. Total, eso sucedió en los 90, hay que aprender a olvidar y perdonar, debemos dejar el pasado en el pasado. Además, para uno que trae el dinero de Suiza en lugar de llevárselo y no somos capaces de valorarlo como merece. Poco nos pasa.

Normal que en España el fraude fiscal suponga el 20% de la economía total, con tanta presión recaudatoria los sacrificados triunfadores se ven condenados al crimen. Bastante tienen ellos con crear empleo y riqueza mediante sus múltiples actividades productivas. ¡Que Pilar de Borbón organiza un rastrillo solidario en Navidad! Y evitaba pagar impuestos por culpa de ETA, no por avaricia. Vosotros mucho presumir de hacer la declaración de la renta, pero, ¿cuántos rastrillos navideños ponéis en marcha, eh? Si es que se os va la fuerza por la boca. Ale, a pagar impuestos que es para lo único para lo que valéis, mediocres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine