25 de mayo de 2016
25.05.2016

Una apuesta para la I+D+i en Valencia

25.05.2016 | 04:15

Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del gobierno colombiano en las conversaciones de paz con las FARC, era, en mayo de 1996, vicepresidente de la República, en el mandato de Ernesto Samper (1994-1998). Y como tal visitó Valencia para firmar un convenio de colaboración entre la entidad rectora de la investigación en Colombia „Colciencias„, la Universitat Politècnica de València (UPV) siendo rector Justo Nieto, y el Instituto de Biomecánica (IBV) con Pedro Vera como director. El compromiso de las partes era impulsar la creación de un Instituto de Biomecánica en Colombia.

El convenio estuvo precedido por un acuerdo marco de colaboración de la UPV con universidades colombianas, firmado en octubre de 1993. Fue una iniciativa pionera desarrollada en el marco de las cumbres iberoamericanas. Como fue la primera agenda en la que me correspondió colaborar como técnico (entonces becario) del Vicerrectorado de Centros en el Extranjero encabezado por Francisco Morant (hoy Área de Acción Internacional en el gabinete del rector Francisco Mora), me apliqué a conocer los antecedentes, realidad, entorno y perspectivas del Parque Tecnológico de Paterna, donde estaba ubicado el IBV, hoy en la Ciudad Politécnica de la Innovación.

Aunque aquel convenio quedó en papel mojado por razones que no es el caso traer ahora, abrió nuevas puertas a la colaboración interinstitucional en I+D+i de la Comunitat Valenciana y España con diferentes países de Iberoamérica. Y a un intenso proceso de codesarrollo „no siempre reconocido como tal„ que ha sido beneficioso para todas las partes como, es de esperar, se ponga en valor en la XXV cumbre que se llevará a cabo en Cartagena de Indias, el próximo mes de octubre, bajo el lema «Juventud, emprendimiento y educación».

Con aquella agenda empezó también una aproximación personal al Sistema Valenciano de Innovación (SVI), al conocimiento y reconocimiento de sus fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades; una permanente y enriquecedora aproximación que me permite y obliga hoy a insistir (como jubilado) en una propuesta a partir de una certeza. La certeza es la necesidad de una información integrada y sistematizada sobre el SVI (sus universidades, empresas y parques e institutos tecnológicos en las provincias de Valencia, Alicante y Castellón), en un centro accesible a propios y extraños; a residentes y visitantes; a peques y mayores; a educadores y alumnos; a curiosos e investigadores, a emprendedores, promotores e inversores, como existe en las regiones punteras en generación de riqueza y empleo con utilización intensiva de la I+D+i en Europa, EE UU, Asia y Oceanía.

Y la propuesta surge de una constatación al alcance de un sentido común que a veces es secuestrado por los necios y olvidado por los sabios. Si bien dicho centro, dotado con las nuevas tecnologías de información y comunicación, puede estar ubicado en cualquier ciudad de la CV y en cualquier punto de la mismas, hay un edificio especialmente apto para albergarlo por su estratégica ubicación en lo que será la renovada centralidad de la capital del reino, por su valor como patrimonio industrial y posibilidades arquitectónicas: la nave 1 de las naves de Demetrio Ribes en el Parque Central de Valencia. ¿Se perderá la oportunidad?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine