15 de junio de 2016
15.06.2016

Queremos saber

15.06.2016 | 04:15
Queremos saber

Todos sabemos, incluso la dirección del PSOE, que en los resultados de las próximas elecciones del día 26 de junio no habrá, afortunadamente, ninguna candidatura con mayoritaria absoluta que pueda formar gobierno y que el Gobierno tendrá que formarse mediante un acuerdo entre diferentes fuerzas, que consigan sumar una mayoría de escaños suficientes para gobernar. Es decir, que para que los electores sepamos cuál es el destino final de nuestro voto necesitamos saber cuáles son las preferencias de acuerdo para formar gobierno de las candidaturas, que concurren a estas elecciones.

Y esta claridad del destino final de nuestro voto, es aún más necesaria en las próximas elecciones, después de la experiencia fallida de las elecciones del pasado 20 de diciembre de 2015. Esto es algo que nos deben los partidos, que concurren a las elecciones, y que no nos deben escamotear, pues aquellos partidos que, durante la campaña electoral, no indiquen sus preferencias de Acuerdo para formar gobierno parece que nos quieren engañar. Solo los electores, y todos los electores, sabemos para qué queremos que sirva nuestro voto, sin necesidad de que nadie nos interprete. El voto a un partido no es, y no debe ser, un cheque en blanco.

Y no vale, como excusa, aquello de que «nosotros salimos a ganar», para no informar a los electores de las preferencias de los futuros, y necesarios, pactos para formar parte del Gobierno que salga de las urnas.. Claro, todos los partidos salen a ganar, pero tanto los candidatos como los electores sabemos hoy que ningún partido va a tener mayoría absoluta. Y tanto los candidatos como los electores sabemos que no sería bueno para el funcionamiento de la democracia unas terceras elecciones. Es decir, candidatos y electores sabemos que va a ver un Acuerdo de gobierno entre diferentes partidos. ¿Por qué no podemos saber con claridad con quién prefiere gobernar cada partido? Esta es una información necesaria para darle sentido y seguridad a nuestro voto.

En estas circunstancias hay que desconfiar de los candidatos que no informen, durante la campaña, a los electores de con quién prefieren formar Gobierno. Es más, pienso que aquellos candidatos que no didan claramente con quién van a gobernar, lo que están manifestando es desconfianza hacia sus posible electores, a la capacidad de pensar de los electores y a la capacidad para proyectar en su voto qué tipo de gobierno y con qué personas quieren cambiar no solo al gobierno actual del PP, sino las políticas del PP, que tanta injusticia y tanta desigualdad han creado en la sociedad española.

Y otra cosa, no hay que avergonzarse de los pactos de gobierno. Los pactos de gobierno no son un mal menor. Son el antídoto que la sociedad española está decidida a imponer, de acuerdo con las previsiones de las encuestas, contra los males que han causado a la sociedad las mayorías absolutas del PP y del PSOE en elecciones anteriores. Los electores no tenemos ningún motivo para tener miedo a la «inestabilidad» de los gobiernos resultantes de pactos electorales y sí tenemos muchos motivos para tener miedo a los gobiernos «estables» de mayorías absolutas que en los últimos años han demostrado una incapacidad y una falta de voluntad real para combatir la corrupción y una gran capacidad y voluntad para llevarnos a una sociedad cada vez más desigual, en la que el porcentaje de paro es inaguantable y el porcentaje de trabajadores, cuyo salario nos les permite vivir de su trabajo sigue aumentando, dibujando en el horizonte una sociedad en la que, aunque hubiera empleo éste no permitiría unas condiciones de vida dignas. Eso, evidentemente, no es la salida de la crisis, al menos la salida de crisis que la inmensa mayoría deseamos.
Así pues, queremos saber para qué Gobierno va a servir nuestro voto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine