06 de agosto de 2016
06.08.2016

Las neuronas de la sed

06.08.2016 | 04:15
Las neuronas de la sed

La hidratación es fundamental durante los episodios de elevadas temperaturas, especialmente en la población infantil y mayor. Pero, ¿cómo se origina la sed? Tradicionalmente se ha considerado que las señales cerebrales incitan a beber cuando detectan cambios en la composición de la corriente sanguínea (osmolaridad) causados por la falta de líquidos en el organismo.

Sin embargo, un estudio reciente de la Universidad de California, publicado en Nature, revela que existen neuronas capaces de predecir los efectos hidratantes del consumo de bebidas mucho antes de que lleguen a la sangre. Los científicos realizaron grabaciones de la actividad de las neuronas conocidas como SFO en el laboratorio, con animales de experimentación. Los resultados mostraron que la sed «responde rápidamente a las señales de la cavidad oral cuando se come o se bebe. Las señales informan de la cantidad de comida o de agua que se ha ingerido, por lo que estas neuronas pueden predecir cómo va a cambiar la osmolaridad de la sangre decenas de minutos después, tras la absorción de la comida o el agua».

Esta investigación muestra, a su vez, que la temperatura de la bebida también influye a la hora de saciar la sed. De hecho, la sensación que aporta un agua más fría en la boca puede reducir más pronto la actividad de las neuronas de la sed.


mariajosep.pico@gmail.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine