11 de septiembre de 2016
11.09.2016

Incendios y demagogia

11.09.2016 | 04:15
Incendios y demagogia

Como en otras cuestiones, el tema de los incendios forestales deja ver todo el cinismo y la demagogia de la que somos capaces, no sólo la clase política, toda la opinión pública. No soy sospechoso de apoyar la Ley de Montes que permite, según parece, edificar en terrenos afectados por incendios forestales, pero echarle la culpa de todos los incendios que se producen en España es de una simpleza injustificable.

Me voy a centrar en los incendios que han afectado al litoral de la Marina Alta. Para empezar, en los últimos días de agosto escuché por la radio una expresión poco afortunada: riesgo bajo de incendios en la Comunidad Valenciana. Igual de absurdo me parece que el 90 % de los días de verano se consideren de riesgo alto por las condiciones meteorológicas de calor, viento, y poca humedad como que, tras un verano y una primavera extremadamente secos y con la vegetación algo más que agostada, alguien hable de riesgo bajo, sólo porque ese día no hay poniente, no hace mucho calor y hay algo de humedad ambiental. El político de turno aparece llamando malnacido al presunto pirómano, a la vez que otro dice que caerá sobre él todo el peso de la ley. Alguien tendría que hacer un seguimiento de cómo evolucionan las investigaciones de estos incendios en los meses y años posteriores.

A su vez, en las redes sociales todo el mundo se precipita a decir que la Ley de Montes y la especulación inmobiliaria es la culpable directa del incendio de Benitatxell y Xàbia. Perdón, ¿qué me están contando? Decenas de urbanizaciones legales e ilegales ya construidas afectadas y desalojadas y el incendio es «para poder construir», ¿dónde? Lo fácil para unos y otros es recurrir a tópicos, lo difícil es ir a las razones técnicas: la gestión de los espacios forestales, el abandono de los cortafuegos agrarios, al incremento del interfaz urbano-forestal en estos destinos turísticos. ¿Alguien advierte a los compradores que vivir en el monte rodeado de pinos es precioso pero potencialmente peligroso ante un incendio de estas características, como lo es vivir en un barranco si viene una lluvia torrencial? Las condiciones previas al incendio son lo más importante y gestionable porque el desencadenante del incendio (la negligencia, el pirómano, la mala intención especuladora, el rayo, etc.) siempre va a ser posible, está en el ADN de nuestro medio mediterráneo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine