21 de noviembre de 2016

La amplitud térmica anual y diaria en España

21.11.2016 | 04:15
La amplitud térmica anual y diaria en España

La oscilación térmica es la diferencia media en un periodo de tiempo para considerarla climáticamente significativa (al menos 30 años) entre los valores máximo y mínimo de temperatura en un lugar concreto y en un determinado lapso de tiempo, como puede ser un año, un mes o un día. Este parámetro está condicionado por las características del lugar: si nos referimos a la ciudad o en el centro de un pueblo, habrá menos amplitud que en un lugar de las afueras por el efecto de la isla de calor urbana, que provoca un incremento de las mínimas en las zonas urbanizadas y en cambio unas máximas similares. La cima de una montaña o sus vertientes tendrán menos amplitud que los lugares cercanos al fondo del valle por efecto de la inversión térmica y porque durante la noche el aire frío desciende por las laderas hacia el fondo, impidiendo que estas vertientes sean más frías que el fondo „al menos en situaciones meteorológicas estables, con cielos despejados y viento en calma„. En lugares alejados del mar, la continentalidad favorece un incremento de la amplitud térmica pues el aire es más seco y no llegan las brisas oceánicas, que son húmedas y disminuyen la amplitud. Los lugares con más amplitud media anual en España los encontramos en el interior, en las provincias de Albacete y Lleida, con más de 20 ºC de diferencia entre el mes más cálido y el mes más frío. La persistencia de las nieblas invernales y unas máximas bastante bajas en invierno y altas en verano explican la amplitud anual de Lleida. La amplitud diaria se refiere a la diferencia entre los valores máximos térmicos y mínimos a lo largo del año. Los meses con más amplitud en la costa a menudo son los de invierno, cuando predominan los vientos terrales que provocan una humedad relativa más baja que en verano (momento en el que predominan las marinadas), pero con diferencias escasas entre las dos estaciones astronómicas (7 ºC de media en enero vs 6 ºC en julio) en el caso de la ciudad de Barcelona. Por otra parte, en el interior la humedad baja más en verano respecto al invierno: la mayor nubosidad del invierno y la velocidad del viento más elevada hacen que, en lugares alejados de la costa, la amplitud térmica diaria sea sensiblemente más baja respecto al verano (9 ºC en enero en Lleida, 15,5 ºC en julio).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Enlaces recomendados: Premios Cine