05 de junio de 2017
05.06.2017

Algoritmo floral

05.06.2017 | 19:51
Algoritmo floral

El sistema no funciona. "Todo esto es una mafia; si quieres hacer eventos tienes que untar al personal o caer en gracia". Floristas que encumbraron a Valencia a la categoría de tierra de las flores, actualmente se ven abrumados por una competencia desaforada; "hay muchas floristerías que abren y cierran". El mercado no impone límites desvirtuando la entidad del comercio tradicional y, ahondando en el desánimo; por lo que, la excelencia en las flores y el mimo al manipularlas es infrecuente.

¿Es todo correcto? No. Subsanarlo. Mercaflor, mercado mayorista de flores y plantas está integrado a Mercavalència que se inauguró en mil novecientos setenta y seis y divide su accionariado en un 48,83% para Mercasa (sociedad perteneciente al Estado), un 51% del Ayuntamiento de Valencia y el resto a entidades privadas. Carlos Galiana, presidente de Mercavaléncia y concejal de Comercio, tras la destitución de Pablo Gónzalez a raíz del caso Lezo, expuso: "Mientras los representantes del Ayuntamiento de Valencia hemos impulsado una gestión responsable y eficiente de Mercavalència, con beneficios económicos de récord, nos topamos con un representante del Gobierno central de Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro, detenido por presunta corrupción". El licenciado en Ciencias económicas y Empresariales y máster P.D.G. Por la Universidad de Navarra. IESE, José García Jiménez, es el actual director gerente de Mercavalència; "ingresa anualmente 82,350 euros, la cifra más elevada de altos cargos en fundaciones y organismos autónomos del Ayuntamiento de Valencia". Cobra 10.000 euros más que su edil" ("El Mundo" 24/07/2016). En las naves lindantes al mercado, los más esmerados floristas adquieren ejemplares a proveedores de la Comunidad Valenciana abastecidos con remesas de Holanda, Ecuador, Benissanó, Elche, Alicante y Murcia. En el interior "tienen precios más baratos; para los chinos, flores con semana y semana y pico. Ellos trabajan con licencia de multi producto, nosotros con licencia de flores y plantas al por menor. Hemos peleado para que no compren". Una rosa abrió el camino al PSOE en el jardín político español; "aprendió de sus errores e incorporando su consolidada estructura de partido y su más depurada y mejor asimilable mensajería bien sintetizada en eslóganes y visualizada en su logo superó rápidamente sus expectativas, siendo modélica su campaña de 1982", escriben en el ensayo "La iconografía en la publicidad política de la transición democrática en España (1976-1986)", Susana de Andrés de Campo y Rodrigo González Martín de la Universidad de Valladolid. Portugal con su revolución de los claveles, el veinticinco de abril de mil novecientos setenta y cuatro, se convirtió en Estado democrático de derecho liberal bajo el símbolo de la herbácea mediterránea. En la película de Charles Crichton,"El niño que robó un millón", una de las escenas plasma la antigua plaza del Ayuntamiento con la entrada al subterráneo (el "forat"), donde se ubicaba el mercado de las flores. Después, los puestos de flores circunvalaron exteriormente el núcleo de la plaza y, actualmente, los kioscos son mínimo reducto estandarizado del ayer que, "pagan trimestralmente al Ayuntamiento" por su ubicación, y cuyos titulares "tienen un acuerdo, entre ellos, de que cada domingo se turnen; menos dos que no lo cumplen".

¿Se ha desvirtuado? Sí. Esenciarlo. "Una flor, cerrada o abierta con las horas, es una flor; un viejo árbol hendido sigue siendo un árbol; una ciudad está tan viva y es puro presente sólo porque sus materiales recuerdan todos los presentes anteriores que dejaron en ella su marca", ("Kioto", Yasunari Kawabata). Fue Jaime I, en mil doscientos treinta y ocho, quien reconquistó Valencia, nombrándola "cabeza del Reino de Valencia, uno de los estados de la Corona de Aragón", ("Toda Valencia", Editorial Escudo de Oro 1973). Ernest Belenguer (Universitat de Barcelona), en su trabajo sobre las reinas de la corona de Aragón escribió, "Violante de Hungría, la segunda mujer que fue de Jaime I. Procedía de Hungría y era hija del rey Andrés de aquel estado. Pero hubo algo fundamental: la presencia de la reina en los últimos momentos anteriores a la rendición de la capital valenciana. Violante -el nombre procede de flor-". Formular con elementos de Historia agiliza conclusiones.

¿Hay soluciones? Sí. Potenciarlas. Iberflora, en opinión de floristas, es "cada vez más pequeña. Hacen concursos pero son trabajos de técnica, no son comerciales". Las flores han conquistado espacios de aplicación, tal es el caso de la gastronomía; hay empresas de flores comestibles que aportan innovadoras opciones como botones de caléndula, aloe vera o limón y flores como la dalia, crisantemo, margarita, tagete o pensamiento. La coctelería adorna tragos con orquídeas y lavanda. El escaparatísmo no rechaza la utilización de flores en los refinados cofres Vuitton rellenados por Fombuena, con capullos de rosa. "Ve y mira nuevamente las rosas. Comprenderás que la tuya es única en el mundo", ("El Principito", Antoine de Saint-Exupéry).

¿Existe manipulación? Sí. Regular. "Los salones de banquetes lo tienen todo concertado y, aunque muchas novias no quieran a esos floristas, por precio o porque no les gustan", no tienen opción, tan sólo "dan a elegir el color del centro básico". En las iglesias pasa otro tanto, "San Nicolás tiene una floristería en concreto y, aunque se casa una amiga, no puedo hacerlo; la novia tendría que pagar una multa". En floristería se precisa una continua puesta a punto, "hay gente que se recicla y hay gente que son un desastre". La peonía lidera el ranking de ventas, con ese perfume que chifla a la incombustible Isabel Preysler; siendo una de las protagonistas del verano junto a la azucena, el agapanto (flor del amor en la antigua Grecia), la anémona de Caén (apreciada por etruscos y romanos) y la cala. Hay flores valiosas como el tulipán que, en tiempos de Sulimán el Magnífico (siglo XVI), era motivo decorativo y flor oficial de la corte. En la república de San Marino, las flores ilustran numerosas emisiones filatélicas. El primer rey de Escocia, Kennet MacAlpine eligió una flor como símbolo patrio; "el origen del cardo como flor nacional de Escocia hay que buscarlo en un ataque nocturno que los vikingos noruegos lanzaron contra un campamento escocés. Un inesperado campo de cardos comenzó a provocar los gritos de dolor de los vikingos. Los escoceses, alarmados por los gritos, pudieron organizar la defensa"; escribe el barcelonés, periodista, licenciado en Historia Contemporánea por la Universidad de Barcelona, Jesús Hernández, en uno de sus libros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine