23 de junio de 2017
23.06.2017

Las noticias

23.06.2017 | 04:15

Durante una quincena, los informativos no contaban otra cosa que los accidentes y las muertes de los ciclistas. Tal como vino, se fue, y parece que acabaron los percances para los que pasean o practican deporte en bicicleta. ¿Será eso o será una especie de obsolescencia programada sobre lo que hay que contar? Un fin de semana enterito y gratis para los socialistas y su congreso, y para Pedro Sánchez. La cosa sigue porque, según muchos analistas antes calificados como periodistas, el giro a la izquierda es tan brutal que hasta el de la coleta está preocupado. Alguien del PP dijo que Sánchez les había regalado el centro, ¿alguna vez han estado en él? La tristeza, el dolor y la muerte, le ha tocado a Portugal, con un devastador incendio que todavía sigue. Se acusa a los eucaliptos y a los pinos y se reclama plantar árboles autóctonos ¿saben los que hablan cuánto tarda en crecer un roble o un castaño, conocen quién da el certificado de árbol autóctono y después de cuántos años se otorga? Abandono de aldea y huida hacia la corte: miles de parroquias gallegas no tienen casi habitantes, nadie se ocupa por el campo, pocos limpian los montes, los jabalíes campan a sus anchas, pero de esto no se cuenta nada, atisbos porque estamos con el asunto del árbol autóctono. Ojalá no haya que volver a repetirlo este verano. Otro jugador muy famoso parece que ha hecho trampas con los impuestos que tenía que pagar. El ministro del ramo dice que va a promover que no se puedan hacer amnistías fiscales ¿quién le obligó a hacer la suya, la que le ha tumbado el tribunal constitucional? Y salpicando la actualidad, el terrorismo yihadista, víctimas muertas y heridas, una desgraciada maldición con la que parece que se van a acostumbrar a convivir algunas ciudades europeas.

Estas y otras muchas cosas, pueden llevar a las clásicas afirmaciones de que cualquier tiempo pasado fue mejor, pues que se lo pregunten a un labrador del medievo o a un obrero de las segunda revolución industrial. Ahora solo se oye el silencio en las redacciones de los periódicos, antes había cuartillas, ordenadores primitivos, máquinas de escribir, tabaco y guisquy, mucho guisquy. Los periodistas de hoy beben agua mineral con gas, con hielo y limón ¡qué absurdo! ¿Cuándo dejarán de usarse los vasos de tubo? Me dicen que la vicepresidenta para todo, doña Soraya, lo está estudiando. A ver, porque esto es muy importante.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine