11 de noviembre de 2017
11.11.2017

Tiempo de confusión

11.11.2017 | 03:18
Tiempo de confusión

El comportamiento humano es el producto de un combate sin tregua entre la bondad y la maldad, entre la materia y el espíritu; y en un tiempo como el que vivimos, dominado por una creciente negación de la trascendencia, la reflexión humanística se hace imprescindible. La civilización occidental periclita en medio —a causa— de su abundancia; se desliza por la pendiente del relativismo, que sólo es una mentalidad facilista y acomodaticia, regalona y embustera. Hemos bajado con rapidez vertiginosa desde los hitos del intelecto humano, desde las cumbres del ideal, a las zahúrdas de la ramplonería y los albañales del instinto. La rebelión de las masas, predicha por José Ortega y Gasset a mediados del siglo xx, alcanza su apogeo. La vulgaridad se impone dondequiera. El hombre se vuelve a ensoberbecer por enésima vez y con más medios que nunca; reniega de su mejor dimensión, del crisol de su nobleza; y así, pretendida, infantilmente liberado, se lanza sin pensar a la pocilga del animalismo, a convertir su blanca epidermis de criatura escogida en la peluda corambre del cerdo. La humanidad experimenta, como grupo, los mismos vaivenes, idénticas zozobras que un solo individuo, y este fenómeno se agudiza combinado con el gregarismo. La especie se adentra hoy en sus horas más bajas, precipitándose, atropellándose, poniéndose zancadillas audiovisuales y grilletes electrónicos.

Esta degradación humana se verifica en muchos ámbitos: en veredas ocultas y en escenas tenebrosas que hace falta iluminar. El mal se multiplica en la oscuridad y se alimenta, entre otras porquerías, de ignorancia. La luz y el discernimiento son sus enemigos; por eso quienes buscan la destrucción del hombre no escatiman esfuerzos para evitar que salga de la caverna platónica.

Atravesamos una región pantanosa llena de hondos pozos y viscosísimos lodazales. Un brillo tenue, insuficiente, fosfórico difumina los matices; una luz capciosa, procedente de los medios de comunicación, y una luz negra, espectral y turbadora que sale del entretenimiento industrializado, nos obligan a entrever la realidad con los párpados caídos, como en las pesadillas. Y un olor de azufre, un tufo discotequero, una hediondez de tugurio digital nos abruma el olfato. No dejemos que tengan la última palabra. No permitamos que nos aturdan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine