13 de noviembre de 2017
13.11.2017

El modelo Alzira es sanidad pública valenciana

13.11.2017 | 04:15
El modelo Alzira es sanidad pública valenciana

Estimada señora Armengol: leo con algo de sorpresa, bastante vergüenza ajena y mucha indignación el artículo, al parecer escrito por usted, y publicado en el diario Levante-EMV el pasado miércoles día 8 de noviembre, y lo primero es recordarle que el Hospital Universitario de La Ribera y todos los hospitales del modelo Alzira, a los que usted ataca sin dar un solo dato, también son sanidad pública valenciana en la que afortunadamente nuestros ciudadanos tienen garantizada la asistencia universal y gratuita.

Sí, señora Armengol, son centros de la red asistencial de la Conselleria de Sanitat Universal. Aunque tengan menos lista de espera que los centros de gestión directa, aunque nuestros pacientes estén más satisfechos con la atención porque esperan menos para realizarse una prueba diagnóstica o para una cita con el especialista, aunque su modelo de gestión ahorre un 25% a la Administración, aunque la inversión por habitante sea más alta y la calidad ofrecida sea mayor, según el Informe de la Sindicatura de Cuentas de la Generalitat Valenciana, son centros de la sanidad pública valenciana.

Y los gestores estamos muy orgullosos de ello, y así lo trasladamos a instituciones, organizaciones y gobiernos internacionales que desde hace 20 años visitan la Comunidad Valenciana para conocer el Modelo Alzira. Así lo compartimos también con las Universidades como Berkeley y Harvard que estudian este modelo como caso de éxito desde hace 3 años. Y así lo ha reconocido también la prestigiosa Joint Commission International, una acreditación que en nuestra Comunitat solo la poseen los centros del modelo Alzira, lo que ha situado a la sanidad pública valenciana en la élite internacional, aunque a usted le moleste que una empresa valenciana tenga intereses en otros países.

Alzira es sanidad pública valenciana, a pesar de que los actuales directivos de la Conselleria de Sanitat, nuestros jefes, no se hayan dignado a conocernos en los últimos dos años. Dos años en los que han rechazado todas las invitaciones para asistir a jornadas de días mundiales, actos con asociaciones de pacientes o entregas de reconocimientos a profesionales. Pero, le pese a quien le pese, Alzira es sanidad pública valenciana, forma parte del SNS y contribuye a la sostenibilidad que buscamos todos los que estamos comprometidos con el sistema público.
Quizás veinte años en un escaño en Les Corts y otros cuatro en el Congreso le han distanciado de la realidad que vivimos la mayoría de los ciudadanos, y que nos lleva a juzgar los servicios que recibimos con criterios objetivos, no creyéndonos sin más unos determinados postulados políticos, sean los que sean.

Dice usted en su artículo que la política sanitaria de Carmen Montón no es ideológica, pero la propia Conselleria así lo reconoció, ¡bendita hemeroteca! A usted le da igual los resultados de salud, los informes independientes, como el del Síndic de Comptes encargado por el actual gobierno, o la opinión de pacientes y profesionales. Quizá porque usted sí pone la ideología por encima de cualquier dato objetivo.

Señora Armengol, en el mundo técnico de la sanidad, a diferencia de lo que ocurre en el mundo político, todo se mide. Y se comparan resultados para mejorar el servicio prestado. Usted compara el modelo de las concesiones sanitarias con un "sector privado especulativo financiero e inmobiliario". Es posible que usted conozca bien el sector inmobiliario, pero sus afirmaciones me hacen pensar que no sabe que los hospitales y centros de salud construidos y gestionados por las concesionarias, así como todo su equipamiento, son y serán propiedad pública, de todos los ciudadanos, independientemente de quién los gestione.

Nos insulta al decir en su artículo que «el caos» es una estrategia. No creo que nadie de los que nos dedicamos profesionalmente a la sanidad podamos admitirlo, pero a todos sí nos preocupa mucho que la gestión sanitaria de la Comunitat Valenciana no esté dando los frutos esperados y vemos con creciente preocupación el aumento exponencial de las listas de espera para intervenciones o pruebas, los múltiples recursos interpuestos por irregularidades en la mayoría de los concursos públicos, la temporalidad y precariedad laboral denunciadas constantemente por los sindicatos. Porque sabemos mejor que nadie de la dificultad que supone gestionar satisfactoriamente el presupuesto sanitario, nunca se nos ocurriría, como usted dice, "hacer correr de forma bastarda la falta de capacidad del actual equipo de la Conselleria". Antes al contrario, siempre hemos ofrecido las aportaciones de nuestro modelo, más eficaz y eficiente, para contribuir a un mejor desarrollo de nuestro sistema sanitario, sobre todo al ver las dificultades por las que pasan otros Departamentos de nuestra Comunitat.

Nunca ha sido una buena política aquello de «miente que algo queda», porque, ¿a qué llama usted fiscalizar la gestión? Cuando quiera, están a su disposición las actas de las 45 auditorías de distintos servicios a que ha sido sometido el Departamento de La Ribera durante todos estos años, así como los excelentes resultados de los acuerdos de gestión, durante ésta y anteriores legislaturas. Y puestos a fiscalizar de verdad, ¿por qué no se hacen públicas las auditorías de los dos últimos años? ¿Cree usted que si Alzira hubiera incumplido no estaría ya esa información al alcance de todos, como, por otra parte, sería muy deseable en aras de la transparencia democrática que todos anhelamos?
Tampoco está bien criticar y menospreciar a asociaciones de profesionales y ciudadanos o a particulares que libremente y en un estado democrático expresan una opinión, solo porque es contraria a la suya. Esto nos traslada a tiempos no tan lejanos en los que políticos sospechosos de cohecho, u otros delitos deleznables, se permitían darnos lecciones de honestidad.

No, señora Armengol, los que defendemos a ultranza la sanidad pública no podemos consentir que la campaña de desprestigio hacia el Hospital Universitario de La Ribera, hacia el modelo Alzira y por ende, hacia nuestros profesionales, se disfrace bajo la presunta defensa de la sanidad pública valenciana porque volvemos a recordarle, Alzira ES sanidad pública valenciana desde 1999 y los más de 2.000 profesionales que trabajamos en La Ribera no merecemos el desprecio y las difamaciones que se desprenden de su artículo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine