13 de abril de 2018
13.04.2018
EL COMENTARIO DEL TIEMPO

El magnetismo y la vida

13.04.2018 | 04:15
El magnetismo y la vida

Es fácil tender a pensar que el espacio más allá de nuestra atmósfera es un lugar en el que no hay nada y en el que todo es inerte e inerme, pero no es así, sino más bien al contrario. De los planetas del sistema solar ubicados en la conocida como zona habitable, da la casualidad; o no tanto, de que justo es el planeta Tierra el único que mantiene un campo magnético alrededor del mismo y huelga a decir que sin este detalle la vida en nuestro planeta de haberse consolidado sería muchísimo más primitiva. Hoy vamos a intentar conocer un poco mejor el campo magnético que envuelve nuestro planeta azul y verde.

Como con algunos campos magnéticos que se pueden encontrar en la naturaleza, la teoría más aceptada indica que el de la Tierra también se generó y sigue activo fundamentalmente debido a un mecanismo de dinamo. En este caso el inmenso mecanismo que mueve el sistema y crea el campo magnético es la convección interna de los materiales férricos, que se encuentran fundidos por la presión a la que están sometidos a unas profundidades entre 1.200 y 4.000 km en el manto y núcleo externo del planeta. Este sistema tan importante para la vida, se encuentra sujeto a variaciones continuas en su dinámica, de manera que el campo magnético terrestre no ha tenido siempre ni la misma intensidad ni tampoco la misma dirección. De hecho hay evidencias claras en los fondos oceánicos procedentes de las dorsales, en las que el magma que ha emanado de las mismas los últimos millones de años ha retenido la dirección del campo magnético, de que por periodos irregulares se han producido reversiones de los polos magnéticos y que suelen durar alrededor de 5000 años de principio a fin. Al no conocerse ni el patrón de las reversiones ni tampoco las causas que las generan no se pueden efectuar predicciones con suficiente grado de fiabilidad, más que constatar la tendencia actual del campo magnético, que en los últimos 150 años ha experimentado un descenso del 6% y que de seguir en esa progresión podría anularse en unos 2000 años.

Hablamos de un terreno completamente desconocido para la especie humana, pero de darse este proceso de reversión el planeta Tierra podría quedarse sin el escudo protector del campo magnético y su superficie terrestre tendría que enfrentarse más de cerca a las partículas provenientes del espacio; cargadas y altamente ionizantes y peligrosas, que son los rayos cósmicos y el viento solar. No hay conclusiones en la comunidad científica respecto a que efectos tuvieron sobre la vida pretéritos procesos de reversión de polaridad, ni si alguna de las grandes extinciones en masa acaecidas podría tener relación con ello. No obstante, no deja de ser inquietante el gran cúmulo de incertezas y posibles consecuencias que rodea a los episodios de reversión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine