16 de abril de 2018
16.04.2018

Comer y callar

16.04.2018 | 18:55
Comer y callar

La granadina Mariana Pineda sólo quiso comer naranjas antes de su ejecución a garrote vil, durante la restauración del Borbón Fernando VII. Por su parte el actual rey emérito confiesa: "No me verás nunca comer caracoles"; escribe Màrius Carol (director de La Vanguardia) en "Las anécdotas de don Juan Carlos. El quinto rey de la baraja". Cualquier organismo se alimenta a fin de subsistir, ley válida, así mismo, para entes no biológicos. Cumplimentando tan ineludible exigencia, el homo se ha esmerado en su instrumentalización, a la par que propiciar el consumo de manufacturados. En palabras de J. Saramago: "Las tres enfermedades de la actual civilización son la progresiva incomunicación, una revolución tecnológica que no tenemos tiempo para asimilar ni sabemos a dónde nos lleva, y una concepción de la vida que únicamente pasa por el triunfo personal, individual".

Aristóteles enseñó a su `pupilo Alejando Magno el "vivir bien". Y actualmente: "Nos hemos convertido en simples objetos de explotación; el azúcar es el nuevo tabaco" declaraba radiofónicamente Jordi Sabater (autor de "El libro negro del consumo"). El conquistador macedonio, "cuando no tenía que hacer se levantaba, y lo primero era sacrificar a los dioses y tomar el desayuno sentado"; gobernador de dos imperios era, así mismo, un apañado en la preparación de sus cenas (panadería y cocina), colaciones opíparas que tomaba recostado y con buenos modales; relata el historiador y biógrafo Plutarco de Queronea (Grecia).

El caso de las tarjetas "black" reveló turbios desembolsos, también en manducas, por parte de consejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia, "políticos del PSOE y del PP, sindicalistas de CCOO y UGT, miembros de la patronal, catedráticos y otros próceres" según enumera el diario.es del veintitrés de febrero de dos mil diecisiete: "Como los 45.000 euros que gastó Gerardo Díaz Ferrán en los restaurantes de otro consejero. El expresidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), contribuyó sobremanera a mejorar los ingresos de su concuñado, Arturo Fernández, dueño del Grupo Cantoblanco (servicio de cafetería, cocinas y comedores de la Asamblea de Madrid). El empresario gastó 74.043 euros de su tarjeta black en los restaurantes, de los cuales 39.100 euros –más de la mitad- fueron desembolsados en los restaurantes de Fernández", ("público", 10/10/2014). "Francisco Baquero (consejero de CCOO) gastó 100.000 euros en restaurantes", ("La Vanguardia", 23/02/2017). Miguel Blesa (ex presidente de Caja Madrid) era un gran aficionado a la caza (hipopótamos, leones, ñus, cebras, osos). En 2009, en plena crisis, se gastó 916 euros (tarjeta black) en heladería". ("el diario.es", 10/10/2014).

En literatura, nada es comparable a lo descrito por Miguel de Cervantes en la segunda parte del "Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha", donde relata las bodas de Camacho: "El aparato de la boda era rústico, pero tan abundante, que podía sustentar a un ejército". Y los ejércitos comen, por ello existen empresas suministradoras como Arpa, afianzada en el servicio de equipos móviles de cocina para el ejército español en campaña. La empresa zaragozana (La Muela), fue fundada en mil novecientos sesenta y ocho por Antonio Arpa Romero y a partir de entonces sirvieron a: "1970 Venezuela primer suministro", Chile, Cuba, Argentina, Mozambique, Afganistán, Somalia, Argelia, Arabia Saudí, siendo en "2001 EEUU, primera venta de sistemas integrados de alimentación en contenedores para los marines", (www.arpaemc.com).

El escenario gastronómico es el Shangri-La en toda clase de acuerdos, rutilante ara para variopintos rituales. "Me cita Antonio Asensio (Intervíu) en Via Veneto (de Oriol Regás, en Barcelona), restaurante para ejecutivos con muchos posibles, y el maître me demuestra que don Antonio es un cliente habitual al proponerme esperarle acompañado de una botella de Matheu Rosé", escribe Vázquez Montalbán. Per se, los medios informativos son usuarios de comidas para el no callar en sobremesas con mantel de algodón egipcio, o en tapeos sobre toneles taberneros. Profesionales acreditados y free-lance que cubren informativamente conflictos bélicos representan "la tribu de las tres des (dipsómanos, depresivos y divorciados)", según la definición de Manuel Leguineche, que valoran sobremanera el poder encontrar una barra de bar bien atendida y pulcra, en las que desenredarse del estrés; "Tomamos copas donde las hay, con narraciones de peligros, partida de cartas, ruedas de prensa con mentiras desparramadas, esquizofrenias de corresponsal" añade el reportero vizcaíno. En mil novecientos ochenta y cuatro, Carlos Agrasar, corresponsal de RNE (Radio Nacional de España), en Moscú, escribía sobre su estancia en el destino periodístico: "Un día pensé que cenar en un restaurante sería una buena alternativa a esa disparatada cesta de la compra. Pero mi gozo, en un pozo. La cosa se complica aún más si te paras a pensar que un delegado de RNE que se precie debe invitar en su casa; ello implica que debes ofrecer productos occidentales, licores y bebidas de primera y que, en consecuencia, deben ser importados. Antes, los corresponsales y los hombres de empresa tenían acceso a unos cupones con los cuales podían adquirir algunos de estos productos en las tiendas especiales para diplomáticos, pero ahora, el Gobierno nos ha retirado esos cupones (fue después de los Juegos Olímpicos de 1980) y lo tenemos que importar todo.", ("El Mundo fue Noticia", Felipe Sahagún).

Tramas de catadura delictiva han centrado su interés en el sector de la restauración, "Izgilov (apodado la fiera; operación Ogro contra él), abrió un restaurante de comida japonesa en el hotel Kempinski de Estepona (Málaga)". Malchas Trestuashvili, georgiano, "a través de sus restaurantes y bares (los de Tariel Oniani), es quien hace los manejos", escriben Cruz Morcillo y Pablo Muñoz sobre las mafias rusas afincadas en España. En otra esfera social, las reuniones en torno al yantar también se llevan a cabo, tal es el caso de Guy de Rosthschild que, entre partidas de golf y visitas a sus establos de Meautry, invitaba a amistades como el primer ministro francés Edouard Balladur; cenas servidas ocasionalmente en la cocina de su casa de Ile Saint-Louis (París). "En mi mundo, las comidas y las cenas de chicas tienen un nombre: Las Lolis; define únicamente el evento en sí. La conversación sobre sexo puede destapar lo que las participantes de Las Lolis llamamos perrez", ("Cambio príncipe por lobo feroz", Raquel Sánchez Silva).

Durante dos mil dieciocho, León es la Capital Española de la Gastronomía, "la ciudad encabeza el ranking nacional de número de bares. Candidatura respaldada por "casi 2.000 personalidades de los ámbitos institucionales, políticos, sociales, culturales y mediáticos", ("HuffPost", 17/10/2017).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine