13 de septiembre de 2015
13.09.2015
Al margen

11.000 niños que sólo son daños colaterales

13.09.2015 | 11:47

Y de los 11.000 niños que han muerto en la guerra, ¿quién se acuerda? Creo que la muerte del pequeño Aylan Kurdi no ha sido en balde. Ha despertado un poco las conciencias de la gente. Solo él con su pequeño cuerpo sobre la arena de la playa de Turquía ha hecho que una parte del mundo se estremezca. Los otros 11.000 son simplemente una estadística para los señores de las guerras. Daños colaterales. Se puede justificar que los señores de la guerras, los especuladores financieros, las multinacionales etc, defiendan sus intereses. Yo no lo justifico, para mí son unos criminales. ¿Pero como justificar por parte de los gobiernos elegidos estas atrocidades? ¿Por qué no se analizan las causas de estas guerras? Es tal la impotencia que da la sensación de que el mundo ya no existe.

¿Cómo se puede calificar de libertad un conflicto como el de Siria con más de 140.000 muertos, 150.000 en Afganistán, un millón de muertos en Irak y un gasto de un billón de dolares? ¿Cuántos puestos de trabajo, escuelas y hospitales se habrían podido crear en esas zonas, con ese dinero? No faltara quienes piensen de los voceros de la derecha que esto es demagogia, que la culpa es de los regímenes dictatoriales, de los extremistas musulmanes (que yo no justifico), pero ¿se ha pensado que parte de culpa tienen los regímenes económicos que someten a los pueblos con su dictadura en las decisiones de los estados? Si todo esto no nos hace pensar, participar en la vida política, si nos dejamos llevar por las algaradas de los voceros de la mentira, es que posiblemente nuestra sociedad está enferma. Y da la sensación que así sea, no hay nada más que ver la tacañearía de los Estados a la hora de asumir su responsabilidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine