24 de septiembre de 2015
24.09.2015

Una excavación demuestra que Turís produce vino desde hace dos mil años

Los descubrimientos arqueológicos en el Garroferal de la Blanca confirman la existencia de un gran mortero hidráulico donde se trabajaba la viña

23.09.2015 | 23:49
Una excavación demuestra que Turís produce vino desde hace dos mil años

Las sociedades, en demasiadas ocasiones, desarrollan su actividad rutinaria sin detenerse a reflexionar de dónde proceden las características que más les definen. El estudio del pasado y, dentro de él, los trabajos arqueológicos ayudan a visualizar las prácticas, costumbres y tradiciones enterradas por decenas de generaciones y que, sin embargo, continúan en la actualidad vivas. Durante el verano que ahora llega a su fin se ha llevado a cabo la segunda campaña de excavación en el yacimiento arqueológico del Garroferal de la Blanca en Turís, muy cerca de los importantes vestigios íberos de La Carència, con la clara conclusión de que en la zona ya se producía vino desde hace casi dos mil años. La investigación, dirigida por Rosa Albiach, del Museo Valenciano de la Ilustración, y Hèctor Orengo, de la Universidad de Sheffield, con la dirección adjunta de Adrià Pitarch y bajo los auspicios del Servicio de Investigación Prehistórica del Museo de Prehistoria de la Diputación de Valencia, se ha saldado con el descubrimiento de nuevas estructuras de época romana imperial (siglos II a III después de Cristo).

Tradición vinícola

Durante los actuales trabajos se ha descubierto que la superficie de mortero «se extendía por un área mucho más grande de la que en principio se pensaba y que dos aposentos cuadrangulares se adosaban a esta por su lado norte», explica el profesor Orengo. Uno de ellos ha sido excavado completamente y presenta también un mortero hidráulico que testimonia su uso como balsa o área de prensado de vino.

«En una segunda fase, la mencionada balsa reduce su extensión y se abre una puerta hacia la segunda habitación descubierta. La presencia de cenizas alrededor de la estructura hace sospechar la presencia de un horno en este segundo aposento, pero en esta campaña que no ha sido excavado. El horno podría haber formado par del proceso de producción de vino puesto que en época romana se calentaba para acelerar su maduración», añade el arqueólogo, quien añade que las estructuras «testimonian la gran importancia que tuvo la producción de aceite y vino en el área, la última de especial interés dada la actual relevancia de esta industria en Turís confirmando una tradición vinícola turisana que se puede remontar casi dos mil años».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine