04 de octubre de 2015
04.10.2015

Las juntas falleras reclaman a Valencia su papel en la declaración de la Unesco

Directivos falleros de municipios, entre los que está Alzira, recriminan a la Junta Central Fallera por no haber participado en la candidatura de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

03.10.2015 | 23:44
Las juntas falleras reclaman a Valencia su papel en la declaración de la Unesco

Más vale contar con ellos tarde que nunca. Ese es el sentimiento que expresaron ayer los directivos de las principales juntas locales, entre las cuales está Alzira, reunidos en Gandia, ante sus homólogos de la Junta Central Fallera (JCF) respecto al expediente para que las fiestas josefinas sean declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Representantes de estas juntas falleras recriminaron a Valencia que el «cap i casal»no les haya tenido en cuenta durante la tramitación del documento, aunque al mismo tiempo aplaudieron el cambio de rumbo de la JCF, por haber abierto ahora, si bien cuatro años después de que se comenzara a trabajar, un proceso para acercarse a los pueblos y hacerles partícipes de la causa.

Como informó ayer Levante-EMV, el Estado español, a través del Consejo de Patrimonio Histórico, ratificó el viernes pasado la propuesta para conseguir que las Fallas tengan una declaración similar a la que ya disfrutan en el territorio valenciano el Tribunal de las Aguas, el Misteri d'Elx o las fiestas en honor a la Mare de Déu de la Salut, en Algemesí. Ese visto bueno llegaría, en caso afirmativo, en noviembre de 2016, que es cuando se reúne la asamblea de este organismo de la ONU.

Directivos de la JCF se desplazaron ayer desde Valencia al Museu Faller de Gandia para explicar la candidatura y los trámites que se deben seguir a partir de ahora. A la jornada estaban invitadas las 50 juntas falleras, aunque no hubo el lleno esperado, ya que finalmente el acto congregó a unas 60 personas de 15 localidades, si bien las de mayor peso en cuanto a número de comisiones.

Precisamente, la idea de escoger Gandia para la presentación vino a remarcar el carácter descentralizador que quiere imprimir la Junta Central Fallera a esta iniciativa, coincidiendo, por otra parte, con el cambio político en el Ayuntamiento de Valencia.

A los asistentes les dio la bienvenida la alcaldesa, Diana Morant, el presidente de la Federació de Falles, Telmo Gadea, y la vicepresidenta de la JCF, Merche de la Guía. Tras ello presentaron el proyecto los dos máximos responsables de la candidatura, Jorge Guarro y José Martínez Tormo.

Los ponentes abundaron en que esta declaración no pretende proteger sólo a las Fallas de la ciudad de Valencia, sino que quiere salvaguardar aquellos lugares donde se plantan estos monumentos, y esto incluye al resto de los municipios y a otros de Argentina, Barcelona o incluso Mallorca donde los valencianos han exportado la fiesta.

En el debate posterior reconocieron que quizá todo empezó como un proyecto demasiado localista, pero expresaron su propósito de enmienda. Eso sí, el expediente ya está remitido al Gobierno de España y no se puede tocar ni una coma.

Guarro y Martínez añadieron que con esta declaración de la Unesco también se pretende «blindar» manifestaciones típicas como la «despertà» y la «mascletà» (y esto supondría también proteger artificios pirotécnicos como el «tro de bac» o los «masclets»), la música de «tabal i dolçaina», el oficio de artista fallero, o manifestaciones literarias como los «llibrets» o los «a propòsits». Quedarían fuera, sin embargo, actos como la Ofrenda o la figura de la fallera mayor, porque son elementos parecidos a otras fiestas.

Aunque la declaración es un título sólo honorífico, desde Gandia Telmo Gadea considera que sería beneficioso para los pueblos, porque ayudaría a que los turistas sepan que también se celebran Fallas fuera de Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine