25 de octubre de 2015
25.10.2015
Ecología

L'Alcúdia exporta tratamientos agrícolas libres de residuos

La empresa Seipasa se instaló en el año 2000 en la Ribera con el objeto de investigar y fabricar productos no contaminantes para el campo

26.10.2015 | 14:34
L'Alcúdia exporta tratamientos agrícolas libres de residuos

Miles de vecinos de la Ribera han consumido durante años agua embotellada debido a la contaminación de los acuíferos. De hecho, esta misma semana las Corts Valencianes aprobaron investigar por primera vez las consecuencias que ha podido tener, para quien reside en estas tierras, la concentración de nitratos y pesticidas en el líquido elemento.

En este contexto floreció en l'Alcúdia la empresa Seipasa, una mercantil que decidió apostar por dedicarse a la investigación y elaboración de productos agrícolas «residuo cero» y que, actualmente factura el 70% de su producción en la Comunitat Valenciana, Canarias, Andalucía y Múrcia y el restante 30% en Francia, Bélgica, Italia, Grecia y Portugal, entre otros países.

La mercantil emplazada en l'Alcúdia desde el año 2000 ofrece a los agricultores protección ante las plagas y enfermedades libres de contaminación.

Responsables de la empresa indican que uno de los aspectos fundamentales de la política productiva de la mercantil de fitosanitarios pasa por evitar la contaminación de los acuíferos y de los suelos, que puede darse con el empleo exclusivo de sustancias químicas. Así como cualquier riesgo para la salud laboral del agricultor y la fauna local.

La regulación en cuanto al uso de pesticidas en los tratamientos agrícolas es cada vez más restrictiva. Las nuevas normativas tienden a apartar ciertas sustancias químicas de los campos debido a los residuos que dejan en el agua y en los alimentos.

En los últimos años las modificaciones en las normativas sobre comercialización de fitosanitarios, especialmente a nivel de la Unión Europea, han supuesto la retirada de una amplia gama de productos dejando al campo limitadas soluciones para combatir determinadas enfermedades.

Además, regulaciones como la directiva de «Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios» suponen la implantación de un cambio de filosofía en la producción agrícola, con la imposición legal del uso de métodos racionales para atajar plagas y enfermedades como es el control biológico o la gestión integrada de plagas. El control biológico consiste en utilizar organismos vivos con el objeto de controlar las poblaciones de otro organismo, mientras que la gestión integrada de plagas supone impulsar una estrategia de control mediante una combinación de medidas biológicas o de selección de vegetales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine