03 de noviembre de 2015
03.11.2015
Precipitaciones

El temporal desaloja colegios, desprende cascotes y arranca árboles

Molduras de gran tamaño de la fachada de la iglesia de la Mare de Déu de Sales se desploman en Sueca sin causar heridos Monserrat suspende las clases en la escuela de los barracones

03.11.2015 | 11:58

El primer gran temporal del otoño dejó ayer señales de su intensidad en la comarca, aunque esta vez no hubo que lamentar daños personales. En Cullera y Montserrat se desalojaron colegios, en Sueca se desprendieron cascotes del frontispicio del templo que alberga la imagen de la patrona local y también hubo pequeñas inundaciones y numerosas caídas de árboles y ramas en muchos puntos de la Ribera.

En Montserrat, el alcalde del municipio, Josep María Mas, y la directora del colegio Evaristo Calatayud, acordaron suspender las clases ante el peligro que representaba dejar a los niños en decenas de aulas prefabricadas. El centro no llefgó a abrir sus puertas. Más de 500 alumnos se vieron afectados por esta medida preventiva. El instituto de la población funcionó con normalidad.

La reclamación de un nuevo colegio en Montserrat se arrastra desde hace muchos años. Las reivindicaciones han sido constantes. Un grupo de madres llegó incluso a editar un calendario erótico para hacer visible su protesta. El Consell licitó a finales del pasado año las obras del nuevo colegio por 7 millones de euros.

En Sueca, cascotes de tamaño considerable se desprendieron de uno de los dos frontones de la entrada principal de la iglesia de la Mare de Déu de Sales. El suceso se produjo a primera hora de la mañana, momento en que el templo habitualmente se encuentra cerrado. Llovía intensamente y ninguna persona transcurría por el lugar. Ambas piezas se desgajaron de la parte izquierda del frontón superior que adorna la ventana del templo situada sobre la puerta principal.
La parte dañada dista a unos doce metros del suelo. La Policía Local cerró el paso de las personas habilitando una zona de seguridad. El temporal unido a la fuerza del viento derribó un ciprés del cementerio municipal, y otros árboles de menor tamaño en distintos jardines de la ciudad. En el Mareny de Barraquetes tumbó un pino de los que se encuentran en el recinto de la cooperativa agrícola.

En la madrugada llovió intensamente en la zona urbana de Sueca. La tormenta, que durante la noche alcanzó rachas de 55 kilómetros por hora, volvió a activarse a primeras horas del día. A las 11:30 horas se habían registrado 51,3 litros por metro cuadrado. A esa misma hora, en la zona costera de El Perelló se habían recogido 31,4 litros, si bien el viento llegó a alcanzar los 80 kilómetros por hora en la madrugada.

La lluvia y el viento derribaron árboles, contenedores y señales en Cullera. Unidades de Protección Civil realizaron cuantiosas intervenciones para prevenir daños. El ayuntamiento también cerró los parques y jardines. En el cementerio, uno de los pinos que hace unos días fue podado cayó sobre las tumbas, y también el viento causó estragos en muchos de los maceteros y búcaros que adornaban las lápidas tras la celebración del día de Todos los Santos.

Los bomberos de la Ribera Alta no llegaron a intervenir. En Alzira se registraron 40 l/m2 . En el término agrícola hasta 65 l/m2.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine