09 de abril de 2016
09.04.2016

Benicull anuncia multas de 3.000 euros para evitar más vertidos bajo la autopista

Este verano se produjo un incendio que afectó a la carretera de peaje El ayuntamiento se ha gastado 15.000 euros limpiando la zona

08.04.2016 | 23:48
Benicull anuncia multas de 3.000 euros para evitar más vertidos bajo la autopista

Los vertidos ilegales de basura y trastos viejos que se realizan en dos pasos subterráneos situados debajo de la autopista AP-7, a su paso por Benicull de Xúquer, se están convirtiendo en un «problema grave» para el municipio, según aseguró esta semana la alcaldesa, Amparo Giner.

Vecinos de Benicull y de otros pueblos cercanos utilizan esta zona como vertedero ilegal y, por eso, el ayuntamiento ha anunciado que se impondrán sanciones de entre 1.000 y 3.000 euros a quienes tiren escombros en estos puntos. La gran cantidad de desperdicios que han llegado a concentrarse en este enclave provocaron este verano pasado un incendio que incluso afectó a la autopista y calcinó algunos de los árboles que hay junto a la carretera.

La empresa concesionaria de la AP-7 pidió entonces al consistorio que limpiara la zona, pero la acumulación de basura, muebles y trastos en general era tan grande que los operarios municipales no estaban capacitados para adecentar los pasos subterráneos. Así que, el ayuntamiento tuvo que gastarse alrededor de 15.000 euros en contratar a una empresa para que retirara toda la suciedad y evitar así nuevos incidentes en la vía de comunicación situada encima de los túneles.

Más vigilancia

Este dinero supone un importante gasto para el municipio más pequeño de la Ribera Baixa. «Nos ha costado un dinero que no teníamos, es un dineral», dice la alcaldesa.

La Policía Local ha intensificado desde hace unos meses la vigilancia en la zona para evitar que se efectúen vertidos ilegales y, aunque es difícil pillar a los infractores, muchos dejan cartas o documentación entre la basura que delata su identidad, con lo que la policía ya ha interpuesto diversas denuncias. Normalmente se obliga al infractor a que retire la basura y se le impone una sanción mínima.

Pero la alcaldesa advierte que van a ponerse duros con este asunto y las multas que se impongan oscilarán entre los 1.000 y los 3.000 euros. Además, si el vertido es tóxico o conlleva algún tipo de peligro se denunciará ante el Seprona o la Fiscalía.

Benicull no dispone de ecoparque, pero diversos municipios cercanos sí que tienen estas instalaciones, cuyo uso es gratuito. Por eso, Giner recuerda a los vecinos de Benicull y de los pueblos cercanos que vierten basura en esta zona que pueden acudir al ecoparque de Albalat de la Ribera u otros aledaños. «Es necesario que la gente se conciencie, hay ecoparques donde pueden echar la basura», remarca la alcaldesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine