19 de mayo de 2016
19.05.2016

El gobierno de Cullera ordena retirar pegatinas xenófobas de las calles

Un grupo racista siembra parte del mobiliario público de consignas contra la llegada a España y a la ciudad costera de refugiados de la guerra

19.05.2016 | 00:02

Un grupo xenófobo ha sembrado parte del mobiliario público de Cullera pegatinas con mensajes de rechazo a la llegada a la ciudad y a España de refugiados. El Ayuntamiento de Cullera reaccionó ayer con celeridad, condenó «de manera enérgica este tipo de actos xenófobos» y ordenó la limpieza y retirada de los carteles. También anunció que no va a permitir en la ciudad «ningún delito de ocio»

El gobierno local recuerda que utilizar el mobiliario publico para colgar carteles esta terminantemente prohibido por lo que la Policía Local ha levantando acta del incumplimiento de la normativa. En las pegatinas en cuestión, los autores firman con un «hashtag» utilizado en las redes sociales por lo que la respuesta de la ciudadanía de Cullera también se ha hecho llegar a través de facebook o twitter.

Las muestras de repulsa a estas pegatinas por parte de los vecinos se han visto rápidamente reflejadas en las redes sociales donde una inmensa mayoría de la población han querido manifestarse en contra de esas pegatinas. Las quejas en las redes han llegado desde todos los sectores de la población, de todas las edades y sexo, sin discriminar, mostrando su repulsa ante estos hechos.

Hay que recordar que Cullera ya se declaró en el mes de octubre de 2015 «Ciudad refugio» dispuesta a acoger a los refugiados que llegasen a través de la ONG Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Cabe recordar que Cullera es la única ciudad del Estado con menos de 500.000 habitantes que cuenta con una sede de estas características desde principios de los años 90.

Cullera siempre ha acogido de manera especial a aquellos que lo han necesitado. La solidaridad es una muestra importante de la forma de ser de los cullerenses, una ciudad que no olvida que muchos de sus pobladores se vieron obligados a emigrar, en especial en la posguerra y también como temporeros a la vendimia francesa.

El equipo de gobierno ha mostrado «la mayor repulsa a estos actos que escondiéndose en el anonimato solo intentan hacer daño y menospreciar a los que más lo necesitan». La declaración de «Ciudad refugio» fue aprobada por unanimidad por parte de todos los componentes del consistorio. Asimismo, el equipo municipal también aprobó dejar la bandera de la Unión Europea a media asta como reprobación del tratado firmado por los países miembros de la Unión con Turquía para repatriar a los refugiados sirios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine